Conexión Animal

Compartir :

Share on facebook
Share on twitter

El barco de Equinor que iba a realizar la exploración sísmica en Mar del Plata se aleja de las costas argentinas

Por Santiago Campeni

A finales de noviembre se esperaba el arribo del buque BGP Prospector a las costas de la ciudad de Mar del Plata. El barco contratado por la empresa noruega Equinor tenía por objetivo realizar un mapeo del subsuelo marino para explorar las reservas de petróleo y gas de la plataforma continental argentina. 

Sin embargo esto parece estar lejos de suceder, ya que la petrolera ha decidido prescindir de los servicios de la embarcación debido a las trabas judiciales que existen actualmente, dado que una cautelar presentada por el juez federal Santiago Martin, impide que se realice la exploración. A pesar de que el martes la Cámara Federal de Apelaciones se reunirá para dar un fallo definitivo en esta cuestión, la contratación del barco para realizar el mapeo no sería fácil de volver a conseguir, ya que este tipo de buques no abundan y su recontratación requeriría un gasto extra a la empresa. 

Esta exploración se realiza mediante el método de prospección sísmica, que consiste en usar equipos de aire comprimido que disparan una onda de sonido la cual rebota con el fondo marino y luego vuelve a los barcos donde es recibida para construir un mapeo de los pozos petrolíferos. La gran oposición que despertaba esta actividad por parte de diversos colectivos ambientalistas, parte de la comunidad científica, y del propio intendente del partido de General Pueyrredón, donde se encuentra Mar del Plata se basaba en que las señales acústicas utilizadas en esta actividad afectan a la fauna marina ocasionando, desde cambios en el comportamiento hasta la interferencia en funciones vitales, pudiendo incluso producir la muerte. 

Si bien equinor, YPF y Shell, las empresas autorizadas a realizar la exploración de la zona y posteriormente a explotar los recursos hidrocarburíferos, contaban con el visto bueno del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la nación, desde el Instituto de Conservacion de Ballenas se menciona que “debido a su valor ecosistémico, estas mismas áreas fueron identificadas como potenciales Áreas Marinas Protegidas por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, por lo que esta decisión se contradice en absoluto.”

Según Gustavo Astie, vicepresidente de Upstream Convencional de YPF, “La exploración y producción de hidrocarburos costa afuera se realizan en la Argentina desde hace más de 50 años de manera segura y sin ningún tipo de impacto ambiental significativo”, además otro argumento esgrimido por los defensores del proyecto es que las plataformas de extracción se encontraran entre 300 y 400 km mar adentro, específicamente en la cuenca argentina norte (CAN) CAN 114 CAN 108 CAN 100.

Sin embargo Equinor y Shell cuentan con varios derrames en su historia reciente y no tan reciente. Sin ir más lejos el 26 de abril de 2021 la Autoridad de Seguridad del Petróleo Noruega encontró graves infracciones a las regulaciones en una instalación submarina operada por la empresa escandinava. La propia Equinor estimó que escaparon 17,5 m3 de petróleo y se formó una mancha de 3 500 por 500 metros en el lado norte de la plataforma. Shell en febrero de 2021 perdió un juicio millonario en el Tribunal Supremo del Reino Unido por la contaminación producida en el delta del Níger en Nigeria. 

Si bien parece una victoria por parte de los movimientos ambientalistas, la cuestión lejos está de solucionarse. Se estima que uno de los pozos petroleros, el Argerich 1 tendría un potencial de producir 200000 barriles diarios, es decir un equivalente a lo que produce actualmente YPF, es decir se enuncia como un nuevo “El Dorado” así como lo fue Vaca Muerta o la soja transgénica. Se plantea apostar a una única actividad productiva que solucione las eternas crisis económicas que atraviesa Argentina, sin embargo desde la década del 90 que la soja transgénica se planta en todo el país y Vaca Muerta está en actividad desde hace varios años, sin embargo eso no se tradujo en una mejora en la calidad de vida de las personas que habitan el país. 

Argentina debe apostar a una transformación energética hacia las energías renovables, las cuales ya son las más baratas en el mercado, el país cuenta con amplias horas de radiación en el norte y vientos de calidad en el sur y en la costa atlántica.