Conexión Animal

Compartir :

Share on facebook
Share on twitter

Hidroponia, la técnica de cultivar verduras en agua. Conocé de qué se trata!

Por Juana D.D.

No sería raro que hayas escuchado hablar sobre Hidroponia, un tipo de cultivar alimentos que en los últimos años estuvo en auge. Si nunca escuchaste sobre él, acá te contamos un poco de qué se trata.

Para ir al grano, un cultivo hidropónico es aquel que prescinde totalmente de la tierra, se trata de un cultivo que en su reemplazo usa el agua adaptada con nutrientes y que funciona con las raíces en suspensión.

Podrías estar preguntandote por qué no se usa la tierra, y es porque no es necesaria, además en un cultivo hidropónico se evitan algunos de los problemas clásicos del cultivo tradicional, además de la necesidad del uso de pesticidas… ¿Y cómo funciona esto?

Hay distintos sistemas de hidroponía por los que uno puede optar. El más común es el sistema de raíz flotante. Las plantas, sostenidas por alguna estructura flotante (habitualmente placas de telgopor perforadas) se encuentran sobre la solución nutritiva con sus raíces inmersas en esta. El contenedor que aloja la solución nutritiva debe ser opaco para impedir la entrada de luz, ya que de lo contrario prosperarían algas en el interior.  Este sistema funciona generalmente para hortalizas de hoja.

Otro sistema común es el conocido como NFT (Nutrient Film Technique), y justamente como su nombre lo indica, este usa una lámina de solución nutritiva (de 0,5 a 1,0 cm) que circula por un caño con perforaciones en su parte superior, en las cuales se insertan las plantas. Una bomba moviliza la solución nutritiva desde el tanque hasta el inicio de los caños, y la circulación de la solución se produce de a intervalos  (por ejemplo, 15 minutos de funcionamiento y 15 a 30 minutos de parada durante el día y 15 minutos cada 2 a 3 horas durante la noche).

Como en el sistema anterior, en este también resulta importante que no permitan el pasaje de luz al interior y que sean de colores claros en el exterior, a fin de reducir el calentamiento de la solución.

Otro caso de cultivo sin suelo, no exactamente hidroponía al 100%, es el cultivo en sustrato, que acude a cualquier tipo de sustrato de origen orgánico como compost, turba, cortezas, etc. y lo usan como soporte de las plantas. El aporte de la solución nutritiva se realiza con el riego, el cual generalmente es por goteo, aunque en sistemas caseros puede aplicarse con una regadera. El exceso de solución puede debe recolectarse, y puede ser reutilizado. Este sistema funciona muy bien para especies de fruto.

La Hidroponía presenta muchísimas ventajas  como la reducción del requerimiento de espacio, comodidad del trabajador, optimización del uso del agua ya que esta es re utilizada constantemente, producción en lugares donde no hay tierra o es de mala calidad y la producción en climas variados. Las opciones también se abren a personas que, por la falta de espacio en sus viviendas, no podían ni plantearse crear su propia huerta urbana casera. La hidroponía es una rama más de los cultivos del futuro y una propuesta más por la sostenibilidad de la agricultura.