Conexión Animal

Compartir :

Share on facebook
Share on twitter

Ya son 30 las ballenas muertas en el Golfo Nuevo de Chubut

Por Bautista Diaz

En las últimas semanas, una extrema cantidad de ejemplares de Ballena Franca Austral vararon en las costas de Chubut. a los 18 casos de la semana pasada, se sumaron otros 12 nuevos que se detectaron sobre un relevamiento aereo, todos sin vida.

 Hasta el momento, no hay una confirmación oficial de las causas de las muertes. Sin embargo, todo indica que se debe al índice elevado de toxinas en el agua producido por la conocida marea roja. Este fenomeno es caracterizado por un aumento excesivo en el número de algas microscópicas que producen un veneno que afecta tanto a los animales como al ser humano.

En la dieta de las ballenas, se encuentra una gran cantidad de Copépodos -pequeños seres identificados como zooplancton- que suelen ser afectados por la marea roja, causando intoxicación letal en esta especie. Desde la Dirección de Ambiente de Chubut se confirmó que las toxinas presentes en las microalgas y los moluscos bajaron ostensiblemente en los últimos días.

El biólogo Mariano Coscarella, investigador del Centro Nacional Patagónico con sede en Puerto Madryn, explicó «La ballena es una gran filtradora, come de esa manera. Al buscar los copépodos, introduce también en el organismo microalgas con cargas de toxinas» Las ballenas fueron observadas «filtrando» alimento del agua en la zona conocida como «El nido», cerca de Puerto Pirámides, aunque no es una práctica común porque esta especie carga energías alimentándose cuando sale de la zona de golfos.

Los eventos en grandes ballenas son raros o poco documentados. El mayor evento registrado hasta la fecha afectó a más de 300 ballenas sei en el sur de Chile en 2015, segun el registro del Programa de Monitoreo Sanitario Ballena Franca Austral del ICB 

“Las ballenas son verdaderas centinelas de la salud del mar”, determinó Mariano Sironi, co-director del programa. En consecuencia, lo que se debe observar es que este hallazgo “alerta sobre un problema inminente que estaba pasando desapercibido”.

En ese sentido, el director del Instituto llamó a sostener un “compromiso más activo y más responsable” en la relación con el mar y con las especies que lo habitan. “Las ballenas y nosotros merecemos un océano más sano y libre de amenazas”, cerró.