Conexión Animal

Compartir :

Share on facebook
Share on twitter

Prohíben en Europa un aditivo alimentario de uso común en alimentos de color blanco

Por Juana D.D.

Ya sabemos que casi todos los productos no caseros que compramos llevan aditivos, aromatizantes o colorantes. Esta vez te venimos a contar sobre el E171, un colorante que se usa para muchísimos productos como pinturas, cerámica, plásticos, papel, porcelana, textil, dentífricos, muchos productos de farmacia y… alimentos.

El E171 o dioxido de titanio es un colorante de color blanco puro que se obtiene mediante la extraccion de ilmenita, una roca mineral. Si bien su nivel de toxicidad es alta, todavía está permitido y como mencionamos antes, se utiliza en casi todo producto que use el color blanco.

En el 2019 en Europa  se realizó un estudio  que concluía que este químico puede tener efectos inflamatorios y cancerígenos en el colon.

 La Autoridad Europea de seguridad alimentaria (EFSA) pidió una reevaluación de este aditivo en 2020 y se determinó que sus nanopartículas causan daños cromosómicos en el sistema inmunológico y potencian el riesgo del Síndrome de intestino irritable, además de los efectos mencionados previamente. Maged Younes, presidente de la Comisión Técnica de Aditivos y Aromas Alimentarios (FAF) de la EFSA dijo:  “Teniendo en cuenta todos los estudios y datos científicos disponibles, la Comisión Técnica concluyó que el dióxido de titanio ya no puede considerarse seguro como aditivo alimentario. Un elemento fundamental para llegar a esta conclusión es que no se podía descartar la genotoxicidad tras el consumo de partículas de dióxido de titanio. Tras su ingestión, la absorción de partículas de dióxido de titanio es baja, pero pueden acumularse en el organismo”

 Según la legislación europea, un aditivo alimentario sólo se puede autorizar si su uso es seguro, está tecnológicamente justificado y no induce a error a los consumidores, y por supuesto el Dióxido de Titanio no cumple con estas condiciones por lo que debería prohibirse. Algunos países como Francia ya tienen prevista la retirada de este aditivo inmediatamente.

Pero ¿Qué pasa en Argentina? La Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria concluyó que “existían incertidumbres” en cuanto al impacto de este compuesto en nuestra salud, y el Código Alimentario Argentino declara que: INS171 en cantidad no mayor de 1% m/m; con declaración en el rotulado puede utilizarse en productos.

El debate se abre más allá de lo que dice el código alimentario, sabemos que la política de seguridad alimentaria en Argentina no es fuerte y no garantiza el bienestar de las personas.

Entonces la responsabilidad la tenemos que tomar nosotros como consumidores, así como el E171 existen muchísimos aditivos para hacer los productos más estéticos, una necesidad que parte para satisfacer al público, una estrategia comercial para vender más.

Por eso siempre recalcamos la importancia de saber que es lo que estamos consumiendo y el hecho de tener una mente abierta para cuestionarse por qué necesitamos ciertos aditivos, o insumos si realmente no son necesarios.