Conexión Animal

Compartir :

Share on facebook
Share on twitter

Los animales son clave parala regeneración de los bosques ¿Sabías por qué?

Los animales tienen un rol clave en la regeneración de los bosques a través del proceso de dispersión

Los frutos carnosos de especies como el Tala, el Chañar, la Palmera Yatay son el alimento de una gran variedad de animales. A cambio de esta energía vital, algunas especies dispersan sus frutos, favoreciendo que las semillas se alejen de la planta madre. Este servicio ecosistémico beneficia a las dos especies ya que uno obtiene comida y el otro favorece la germinación de sus semillas.

Pueden ser desde pequeños mamíferos como los monitos de monte hasta grandes cánidos con dietas omnívoras como el Aguará Guazú (Chrysocyon brachyurus) o el Zorro de Monte (Cerdocyon Thous).

Algunos ejemplos en nuestro pais son:

Los Tapires se les conocen como los jardineros o arquitectos del bosque, ya que son mamíferos terrestres de gran tamaño. Al recorrer grandes distancias van a su paso dejando sus heces con semillas fecundadas de una gran variedad de plantas, permitiendo llegar a muchos más lugares. Se encuentran en el mundo cinco especies de tapires, 4 de ellas presentes en el continente americano. En nuestro país se encuentra el Tapir Sudamericano (Tapirus terrestris) en las regiones de Selva Paranaense, Bosque chaqueño y Yungas.  

En la Selva Paranaense, también encontramos otras especies que dispersan gran cantidad de plantas como el Mono Caí (Sapajus nigritus), el Aguará Guazú (Chrysocyon brachyurus), el Pecarí Labiado (Tayassu pecari) y el Zorro de Monte (Cerdocyon thous). Esta última especie, presente además en el bosque chaqueño, posee una dieta omnívora donde se lo ha registrado consumiendo frutos del Tala (Celtis tala), árbol con gran valor tanto económico como cultural. Fue declarado en 2015 “árbol emblemático” de la Ciudad de Buenos Aires ya que se encuentra dentro de su área de distribución y tiene un valor histórico.

Viajando para el sur de Argentina, un caso interesante es del Monito de Monte (Dromiciops gliroides) que solo vive en los bosques Patagónicos de nuestro país y Chile, el cual pesa menos de 50 gramos. Sus hábitos trepadores por su cola prensil le permiten llegar hasta las copas de los árboles y alimentarse de los frutos carnosos del Quintral (Tristerix corimbosus), planta que crece sobre otras.  Además de ser el principal dispersor del Quintal también se lo conoce por dispersar al menos 20 especies de plantas de los bosques patagónicos teniendo un rol de gran importancia para estos ambientes.