Conexión Animal

Compartir :

Share on facebook
Share on twitter

César Massi: «La ley de humedales no prohíbe la ganadería»

Por Santiago Campeni

Acerca de los incendios en los humedales y pastizales del Deltadel Paraná, entrevistamos a Cesar Massi, conocedor de las zona naturalista y uno de los activistas más visibles por los humedales. 

¿Qué es lo que está pasando en el delta? vos siempre decis que se está incendiando la zona desde hace 3 años sistemáticamente

“Coincide una situación de exagerada sequía, un río sin agua y en este contexto asoma una intención de limpiar el humedal a fuego. Lo de este año coincide con el 2020, nosotros en  2021 habíamos tenido un receso, se había quemado muchísimo en el 2020 y no había mucho para quemarse ya que la biomasa se había esfumado ese año porque se había quemado realmente casi todo.  Cuando arrancó el año y se empezó a ver qué se venía una temporada dura porque se vuelve acumular biomasa y vuelven a quemar.  Llegó junio y siempre hay un pico en el verano porque al haber sequía se seca mucho el pasto y cuando abusan de este sistema, que por más que no son focos gigantes porque hay mucho pasto seco también hay mucha biomasa verde. Lo que pasa cuando el río está con agua prácticamente no lo notamos porque son incendios que no se desmadran, son focalizados.

El problema actual es que hace 3 años que el humedal está seco y ahora está más seco que nunca y quemado después de 3 años. Aún así el humedal sigue produciendo biomasa y lo siguen quemando. El otro día ponia en un tweet que lo matan  y revive porque lo que están haciendo básicamente es matarlo, por que lo que yo vi estas semanas es un asesinato.”

¿Quiénes son los responsables?

No se encuentran los responsables porque no se quieren encontrar. El catastro no es un documento secreto que está guardado,es una herramienta que tienen todas las provincias.

Un año se puede decir que un vecino prendió fuego y se le escapó, pero tres años seguidos en el mismo lugar no es casualidad o imprudencia. Desde San Pedro para abajo se queman siempre los mismos lugares. A mi no me gusta hablar de ganaderos, a mi  me gusta hablar de ganadería, de la actividad general. Dentro de la actividad hay gente que la hace bien y gente que la hace mal. Hay gente que tienen unas pocas vacas o tuvieron vacas toda la vida y establecimientos que tienen mil cabezas ganado. Lo que se busca es simplificar el ecosistema para que solo crezca el pasto que la vaca come. También se usa como método de limpieza. El río es un ecosistema muy resiliente pero hay cosas que se van perdiendo con las quemas.

¿Por qué se está produciendo esto?

Cuando se empezó a popularizar la soja RR, permitió cultivar en lugares marginales que antes era impensado y que estaban dedicados a pastoreo y ganadería. Con esta situación la ganadería fue expulsada a los montes y a los humedales. El monte está sufriendo desmonte para implantar cultivos y los humedales por las vacas. Esto va a ser cada vez peor porque a medida que las temperaturas se eleven y se deje de poder producir en determinadas latitudes la presión sobre estos ecosistemas va a aumentar. Otro punto que impulsó esta migración del ganado a las islas fue la instalación del puente Rosario Victoria.

Se habla de la falta de medios para controlar, ¿esto es cierto, o es más una excusa para no hacerse cargo del problema?

Eso es cierto, no hay vigilancia nunca.  navegamos 8 km en la peor parte de uno de los focos y recién nos encontramos con la prefectura cuando estábamos a 10 minutos de terminar el recorrido. Tampoco es que se quiera buscar demasiado, si uno sabe dónde fueron los incendios del año pasado sabe dónde van a ser este año. Los días de vientos son los peores porque en un día  así vos tiras un fósforo y quemas 10 veces más de lo que quemas en un día normal, entonces en esos días debería haber un helicóptero volando para prevenir. Es muy complicado si nos vamos a acordar del fuego cuando afecta al humedal, hay gente en el río que tiene los incendios a pocos metros de las casas. Muchas veces se concentran todos los refuerzos en las ciudades más grandes como Rosario pero hay focos enormes que no están siendo controlados. 

En 2012 fueron las primeras versiones del proyecto de ley de humedales, y fue frenado por las autoridades, diputados y senadores del litoral, ¿como viene ahora el tema de la ley?

Más o menos igual, se llegó a un gran consenso en el que firmaron casi todas las personas que estaban en la comisión de ambiente y la comisión de agricultura presidida por “Pitin” Aragón, diputado de corrientes la cajoneo hasta que perdió estado parlamentario.  se volvió a presentar en marzo y Massa que era presidente de la cámara de diputados nunca le dio los giros que correspondía,  ahora que cambió la presidencia de cámara de diputados recién tuvo los giros para pasar a las comisiones y gracias a la presión general de la situación actual.  Ahora estamos pidiendo un plenario porque el año que viene hay elecciones presidenciales y si no la sacamos ahora más adelante va a ser mucho más difícil.

En paralelo el COFEMA que es el Consejo Federal del medio ambiente donde están todos los ministros de ambiente provinciales agarraron al mismo texto y le borraron todas las prohibiciones, gran parte de la participación popular y de más de 30 artículos dejaron solamente 15, hay presión de mineras y forestales que hacen lobby de todo tipo. Los sistemas productivos dependen enteramente de los humedales sin estos ecosistemas no  vamos a ningún lado,  son moderadores locales del clima, del agua, la vida y los polinizadores.”

¿Qué pide la ley de humedales y por qué es tan resistida?

La ley nunca prohíbe la ganadería, lo que prohíbe es que vos quemes e incendies, o modifiques la fisonomía del humedal como por ejemplo eliminar una laguna para poder sembrar. Obviamente Hay  actividades que no se van a poder hacer, como por ejemplo un barrio privado, pero es una cuestión de sentido común no puede construirse un barrio privado en una zona inundable dónde se tenga que rellenar con tierra para eliminar el ecosistema.

¿qué perdemos cuando perdemos un humedal?

Los humedales del Paraná son un ecosistema muy dinámico, la mayoría son pastizales inundables con vegetación palustre y en los bordes de algunos ríos tenemos bosques de especies como el timbó, ceibo y laurel. Más arriba hay bosques en galería, que son una extensión de la selva misionera que funcionan como hogar de fauna nativa con monos y aves. Verla como está ahora da lástima, no hay agua, las lagunas y el pasto están desaparecidos, también bajó la cantidad de aves, con suerte te encontrás alguna garza cuando antes había miles de cigüeñas. Ya ni plantas pioneras, que son las primeras que aparecen después de los incendios están quedando, hasta esos bancos de semillas estamos perdiendo.