Conexión Animal

Es momento de acuar contra el maltrato animal

Compartir :

Share on facebook
Share on twitter

Es momento de actuar contra el maltrato animal

Por Juana D.D.

El maltrato animal va más allá de lo referido a perros y gatos. Si bien la crueldad hacia estos sigue estando presente, se avanzó mucho en las mascotas. Pero día a día nos enfrentamos a un maltrato que está más cerca nuestro de lo que creemos, temas como la experimentación, la caza o la cría intensiva para el consumo humano; las explotaciones industriales o el uso de animales para entretenimiento o deportes.

La jerarquía social siempre ha causado problemas. En la historia la violencia siempre es dirigida desde personas que están en una posición de poder, y esto también puede ejercerse en objetos y animales. Sabemos que los animales, en relación al humano, se encuentran en una posición inferior en la escala evolutiva. Pero esto no nos da el derecho a ejercer violencia sobre ellos.

Nos diferencia el uso de la razón y debemos usarlo correctamente, sobre todo cuando no tenemos ningún tipo de necesidad biológica que pueda cubrirse con el uso de animales, porque la violencia no está solo en pegarles o mantenerlos atados o encerrados, también se encuentra en:

  • La alimentación: No hace falta decir que la industria ganadera es de las industrias más crueles hacia los animales, las condiciones con las que mantienen a los animales que después asesinan son totalmente repudiables. Desde llevar 20 vacas en un camión donde no entran, hasta las violaciones para que las vacas puedan generar leche originalmente destinada a sus crías, pero  usada para el consumo humano. Creer que necesitamos comer animales para un desarrollo óptimo de nuestra salud es un mito. Lo único indispensable que no podemos  conseguir de otra fuente es la vitamina B12, que existen suplementos para conseguirla sin ningún tipo de violencia animal.

  • El entretenimiento: Los animales son explotados para cualquier tipo de espectáculo. Algunos ejemplos son: El circo, y lugares donde se esperan que los animales realizen acciones humanas, como los parques temáticos, etc, son prisiones donde muchos son torturados de manera habitual para que puedan actuar. Los animales usados en rodeos, carreras de caballos, carreras de perros y otros “deportes” crueles son forzados a correr temiendo por sus vidas. Cuando no son utilizados en competencias, permanecen generalmente encadenados o en jaulas o compartimentos. Aquellos que “no clasifican” son frecuentemente descartados siendo enviados a mataderos o asesinados.

  • Transporte: Seguramente hayas visto en la calle caballos usados como transporte, en lugares totalmente inseguros para ellos, donde pasan autos y medios de transporte a velocidades altas. También son explotados como fuerza de trabajo. Son usados para transportar sacos, llevar objetos, o  generar energía a molinos. Estos trabajos resultan agotadores para el animal, causando dolores físicos, y siendo golpeados o latigados para hacerlos correr o cargar peso.

  • Experimentos: La mayoría de productos industrializados, medicamentos, vacunas, etc. se prueban en animales. Para ello los mantienen en laboratorios sometiendolos a todo tipo de tortura. Recomendamos ver el cortometraje de Human Society International (HSI) , Save Ralph, para entender un poco lo que pasa dentro de estos laboratorios para testear productos de consumo humano.

Muchas veces se afirma que los animales no merecen consideración porque esta solo ha de darse a quienes poseen unas capacidades intelectuales complejas. Pero quienes defendemos que se respete plenamente a todos los seres humanos debemos rechazar este argumento discriminatorio. Creer que hay especies que merecen más respeto y ejercer violencia sobre otras es un acto especista e hipócrita. Por ejemplo, acariciar a una mascota, afirmando que amamos a los animales y acto siguiente comerse un bife.

 Los animales no nos pertenecen y debemos entender que como humanos tenemos la capacidad de cuidarlos y erradicar al menos un poco de la violencia que se ejerce día a día.