Conexión Animal

Compartir :

Share on facebook
Share on twitter

Día de los Océanos: 5 recomendaciones clave para reducir nuestro impacto

Por Juana D.D. y Caro Diotti

El océano cubre más del 70% del planeta. Es nuestra fuente de vida y el sustento de la humanidad y de todos los demás organismos de la tierra.

Pero los datos respecto de en qué estado están nuestros océanos son alarmantes: pesca ilegal, depredación de ecosistemas, islas de basura marina y cambio climático son las amenazas que hoy ponen en riesgo a los mares de todo el mundo. Entre 8 y 13 millones de toneladas métricas de desechos plásticos ingresan al océano cada año; un tercio de las especies de mamíferos marinos se encuentran amenazadas y hasta 8 600 000 toneladas de recursos marinos son pescados ilegalmente cada año. El problema crece mucho más si consideramos que el 33 % de las poblaciones de peces en el mar se captura a niveles insostenibles y que el 60 % se pesca al máximo de su capacidad.

El océano alberga la mayor parte de la biodiversidad de la tierra y es la principal fuente de proteínas para más de mil millones de personas en todo el mundo. Los ecosistemas marinos juegan un rol muy importante en la existencia de la vida del planeta, constituyen más del 90% del espacio habitable del planeta y contienen unas 250.000 especies conocidas y muchas más que aún quedan por descubrir.

Por eso, es imprescindible que se mantengan sanos. Es fundamental recordar que los océanos generan la mayor parte del oxígeno que respiramos, absorben una gran cantidad de emisiones de carbono, regulan el clima y alimentan a la población mundial y aun así los estamos destruyendo cada vez más rápido.

Hoy, 8 de junio, es el Día Mundial de los Océanos, una fecha creada por la Asamblea General de las Naciones Unidas para recordar justamente la importancia de los mismos. Por eso, es un gran día para que empecemos a tomar consciencia de nuestras acciones diarias que perjudican a los cuerpos continuos de agua, que son muchísimas más de las que nos imaginamos.

Nosotros también podemos contribuir a reducir el impacto negativo sobre los océanos. Aquí te compartimos algunas sugerencias

  • Reducí tu consumo de especies marítimas en la alimentación. La pesca ilegal es uno de los graves problemas aún sin resolver, no se cumple  ninguna norma ambiental, laboral o sanitaria y miles de millones de peces mueren víctimas de la pesca comercial y la pesca deportiva. La captura se realiza desde grandes buques capaces de localizar bancos de peces a kilómetros de distancia, siendo  la forma de explotación animal que más individuos asesina ,que más recursos agota y una de las razones más contaminantes para los océanos.
  • Disminuí tu consumo de plásticos. Los plásticos que terminan como basura en los océanos contribuyen a la destrucción del hábitat, además de atrapar y matar a miles de animales marinos por año. Para limitar tu impacto, lleva contigo botellas de agua reutilizables, almacena tu comida en contenedores no desechables, lleva tu propia bolsa de tela o de otro material cuando vayas de compras y recicla siempre que sea posible. consejos para cuidar los océanos
  • Los microplásticos son esferas de menos de 5 mm que agregan intencionalmente todo tipo de productos. Desodorante, champú, acondicionador, gel de ducha, lápiz labial, tinte para el cabello, crema de afeitar, protector solar, repelente de insectos, crema antiarrugas, humectantes, lacas para el cabello, mascarillas faciales, etc. Son mucho más cotidianos de lo que parecen y son altamente peligrosos, ya que  al ser tan pequeños se filtran por el desagüe del baño, viajan por los ductos e ingresan fácilmente en ríos y mares. Asegurate de comprar productos sin microplásticos. Las normas y nuestra actitud como consumidores son un paso fundamental para hacer frente a la contaminación por plásticos. No consumas esos productos.
  • Nunca compres objetos como joyería de corales, ornamentos de estrellas de mar, o artículos provenientes de tortugas, tiburones o ballenas.
  • Apoyá a grupos u organizaciones que protejan los océanos. Muchos institutos y organizaciones están peleando por proteger el hábitat oceánico y la vida marina salvaje. Encontrá una organización nacional y considerá dar apoyo financiero o hacer trabajo voluntario.