Conexión Animal

Compartir :

Share on facebook
Share on twitter

Se publicó el sexto informe de evaluación del IPCC

Por Santiago Campeni – El panel intergubernamental de expertos sobre el cambio climático – IPCC por sus siglas en inglés – presentó su sexto informe de evaluación sobre la situación del cambio climático a nivel mundial. Este informe en particular se centra en las medidas de mitigación que podemos y debemos tomar para evitar el aumento de la temperatura promedio por encima del grado y medio con respecto a la era preindustrial. 

El informe siempre viene acompañado de otros dos, uno de ellos presentado en agosto del 2021 que se centra en cuáles son las principales fuentes de emisión y generación del cambio climático, y otro publicado en febrero, sobre cómo son los impactos del cambio climático y cómo es nuestra capacidad de adaptación. 

El informe muestra con evidencia clara que el momento de actuar es ahora, se deben reducir las emisiones a la mitad para el 2030, llegando a un máximo en el año 2025. El texto plantea que todos los sectores tienen un rol importante en la mitigación. El principal emisor es el sector energético, sin embargo es un área en el que se puede hacer un gran trabajo reduciendo la dependencia de los combustibles fósiles, aumentando la eficiencia energética, extendiendo la electrificación y utilizando fuentes alternativas de energía como el hidrógeno. Otro sector que representa una gran parte de las emisiones son las ciudades, ya que más de la mitad de la población mundial vive en ellas, y esta tendencia seguirá en aumento. Para reducir las emisiones en estas urbes es necesario electrificar el transporte, tanto público como privado, contar con medidas de ahorro energético, como por ejemplo creando ciudades con más zonas peatonales o con bicisendas, el uso de fuentes de energías renovables, así como también parques y otros espacios naturales que actúen como sumideros de carbono actuando en su captura. 

La industria, que representa una cuarta parte del total de las fuentes de gases de efecto invernadero, debe centrarse en reutilizar sus productos, reciclar y reducir al mínimo sus residuos. Sin embargo el informe resalta la dificultad de alcanzar las emisiones netas iguales a cero en este sector, diciendo que deben repensarse los medios de producción actuales y emplearse fuentes de energía renovables, y alternativas en los procesos como es el caso del hidrógeno verde. El último sector al que hace referencia el texto como emisor es a la agricultura, silvicultura y otros usos de la tierra. Este emite gases de efecto invernadero como el metano de las vacas y el óxido nitroso asociado a los procesos de fertilización, la agricultura también es una fuente de emisión debido al cambio de uso del suelo generado por la deforestación, sin embargo, los expertos afirman que esta se a reducido en los últimos años y que estos sistemas pueden funcionar en vez de como emisores, como lugares donde almacenar carbono mediante un manejo eficiente de los campos, además estas medidas también ayudarían a aumentar la biodiversidad y asegurar el suministro de alimentos y agua para todos. 

El informe sobre mitigación menciona que aunque se logren reducir en un 43% las emisiones para el 2030, es casi inevitable que se supere el umbral de los 1,5 grados celsius que se estableció en el Acuerdo de París, sin embargo esto no significa que se deben dejar de lado los esfuerzos actuales por mitigar los gases de efecto invernadero, y aumentar la ambición. Este umbral sería superado momentáneamente, para luego volver a bajar a niveles normales a finales de siglo, si se alcanzan las emisiones cero netas, es decir que se emita la misma cantidad de carbono que se captura. 

Otro punto que se resalta es que en la década de 2010, la misma en que las emisiones de gases de efecto invernadero alcanzaron récords históricos, coincide con el abaratamiento de las fuentes de energía renovables, lo que explica que Entre 2015 y 2019, la capacidad eólica mundial creció un 70%, mientras que la solar fotovoltaica aumentó un 170%. En total, las energías limpias produjeron el 37% de la electricidad mundial en 2019; el resto provino de los combustibles fósiles, especialmente del carbón.

El informe no se centra solamente en cómo se debe mitigar el cambio climático, y en la utilización de nuevas tecnologías para hacerlo, sino que también habla del financiamiento y de los mecanismos de cooperación internacionales. Si bien los flujos financieros son entre tres y seis veces inferiores a los niveles necesarios en 2030 para limitar el calentamiento a menos de 2 °C , hay suficiente capital y liquidez a nivel global para subsanar el déficit de inversión, aunque esto queda sujeto a un giño en las políticas llevadas a cabo por los gobiernos. 

Este trabajo también llama a la acción por parte de los consumidores, ya que dice que las estrategias del lado de la demanda, como la compra de autos eléctricos, o elegir una dieta basada en plantas entre otras, podría lograr reducir las emisiones entre un 40% y un 70% para el 2050.  «Los cambios rápidos y profundos en la demanda facilitan que todos los sectores puedan reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a corto y medio plazo», señala el informe. 

Entre otras cosas también se hace hincapié, en que los países de más altos ingresos son aquellos responsables del 45% de las emisiones, remarcando que son estos quienes deben hacer un mayor esfuerzo en tomar medidas de mitigación, como por ejemplo cambiando su matriz energética. 

Este informe es la herramienta hecha por lo mejor de la ciencia que nos advierte y nos marca el camino a seguir, es fundamental que los tomadores de decisiones tengan presente este texto para poder hacerle frente al cambio climático.