Conexión Animal

Compartir :

Share on facebook
Share on twitter

Cuatro experiencias de rescate de aves en peligro de extinción

Especies de aves que fueron consideradas extintas y otras cuyas poblaciones se han reducido a niveles críticos forman parte de estas historias de esperanza y supervivencia de la vida silvestre en tres países de América del Sur.

La pava aliblanca en Perú, de cuya existencia no se supo durante un siglo; el tordo amarillo en Argentina, una de las especies más amenazadas de Sudamérica; el nacimiento de tres guacamayos rojos también en Argentina; y la conservación de una especie de árbol para salvar al colibrí más pequeño de Ecuador son cuatro experiencias de conservación de aves en Latinoamérica.

1.Pava aliblanca: el regreso de una ave emblemática que se creyó extinta por 100 años

pava aliblanca
La pava aliblanca (Penelope albipennis) se caracteriza por tener el plumaje negro en casi todo su cuerpo con solo 8 a 9 plumas de color blanco en las alas. Foto: Gerlinde Taurer.

Durante 100 años se creyó que la pava aliblanca (Penelope albipennis) estaba extinta. No había registro de esta especie de los bosques secos del norte peruano desde que en 1886 el científico polaco Jean Stolzman encontró 15 parejas en la isla La Condesa, en el delta del río Tumbes.

Desde 1877 no se supo más de la pava aliblanca hasta un siglo después, en 1977, cuando un campesino de Olmos, Sebastián Chinchay, la encontró en la quebrada San Isidro, un redescubrimiento que marcó un hito en la historia de la conservación de la especie.

Hasta 2018 estaba la pava aliblanca estaba considerada en Peligro Crítico de extinción por la Unión Internacional para la  Conservación de la Naturaleza (UICN), pero la recuperación de su población logró varias su clasificación. Ahora esta especie está lejos de la extinción. 

2.Guardianes voluntarios salvan al tordo amarillo en los pastizales argentinos

Hembra de tordo amarillo. Foto: Luis Recalde.
Una hembra de tordo amarillo. Foto: Luis Recalde.

El tordo amarillo (Xanthopsar flavus) es una de las aves más amenazadas de Sudamérica. Pero no siempre fue así. A inicios del siglo pasado la especie se encontraba en gran parte del litoral argentino y era posible encontrarla desde la provincia de Misiones hasta Buenos Aires.

Sin embargo, la intensa actividad agrícola y ganadera en Argentina redujo su hábitat natural a solo dos lugares: la provincia de Entre Ríos y la cuenca del río Aguapey en el noreste de Corrientes.

En 2015, un monitoreo determinó que la población del tordo amarillo se había reducido en un 80 % y solo quedaban entre 600 y 1000 individuos en todo el país. El problema que se debía enfrentar era el bajo éxito reproductivo de la especie, por tanto, era necesario proteger los nidos y asegurar la supervivencia del mayor número de pichones. 

3.Argentina: nacen tres guacamayos rojos en Iberá tras más de 100 años de ausencia

Tres pichones de guacamayo rojo nacieron en octubre de 2020. Foto: Matias Rebak.

En octubre de 2020 nacieron tres polluelos de guacamayo rojo (Ara chloropterus) en el Parque Nacional Iberá, un área protegida creada en el año 2018 en la provincia de Corrientes, en Argentina, para resguardar los Esteros de Ibéra, un humedal de origen pluvial.

El trabajo de reintroducción de esta especie en Iberá se inició en el año 2015 cuando la Fundación Rewilding Argentina liberó los primeros ejemplares de los quince individuos que ahora vuelan en esta área protegida.

El macho de la pareja que logró anidar a los tres polluelos fue rescatado de las garras del mascotismo; mientras que la hembra fue trasladada a Iberá desde el Zoológico de Córdoba, una de las instituciones que participa en la iniciativa. 

4.Pechiche: el árbol que puede salvar al segundo colibrí más pequeño del mundo en Ecuador

Conservación de aves. Un ejemplar macho del colibrí Estrellita Esmeraldeña reposa en una de las ramas del bosque de la Reserva Río Ayampe. Foto: Cortesía Fundación Jocotoco.
Un ejemplar macho del colibrí Estrellita Esmeraldeña reposa en una de las ramas del bosque de la Reserva Río Ayampe. Foto: Cortesía Fundación Jocotoco.

La Estrellita esmeralda (Chaetocercus Berlepschi) es un ave seriamente amenazada. Según la Unión Internacional para a Conservación de la Naturaleza (UICN) la población de esta especie endémica de Ecuador está entre 1000 y 2700 individuos.

La supervivencia de este colibrí depende en gran medida del árbol de pechiche (Vitex gigantea), una especie que crece en la Reserva Río Ayampe, donde desde hace una década se trabaja en un programa de recuperación de la Estrellita esmeralda.

Desde el 2012 la Fundación Jocotoco junto con la comunidad ha  logrado reforestar el área con más de 15 000 árboles nativos, de los cuales un 80 % son pechiche. Una zona que antes de este programa estaba lleno de pastizales destruidos por las actividades ganaderas y agrícolas.

Fuente: Mongabay