Dom y Bruno: un sospechoso declaró que fueron asesinados y sus cuerpos incinerados

Encontraron los cuerpos del periodista y el indigenista desaparecidos en Brasil Manifestantes sostienen pancartas y rosas mientras protestan tras la desaparición, en el Amazonas, del periodista Dom Phillips y del activista Bruno Araujo Pereira, frente a la Embajada de Brasil en Londres, Gran Bretaña. 9 de junio de 2022. REUTERS/Toby Melville

Por Caro Diotti y Santiago Campeni

Un testigo clave dijo a la Policía Federal que el periodista Dom Phillips y el indigenista Bruno Araùjo Pereira, desaparecidos en la Amazonia brasileña hace diez días, fueron asesinados y sus los cuerpos de habrían sido desmembrados, incinerados y arrojados a una zanja, según declaraciones de un detenido.

Bruno y Dom desaparecieron el 5 de junio, cuando se preparaban para visitar una comunidad indígena en la región de Vale do Javari con el fin de escribir un libro sobre conservación ambiental y desarrollo local. El móvil del crimen habría sido la pesca ilegal del pez arapaima que ellos aparentemente estaba fotografiando.

El valle de Javari es una reserva natural donde las comunidades indígenas viven y donde está prohibida la caza, pesca y actividad forestal, lo que ha llevado a intensos conflictos, llegando a situaciones armadas. Además, en el contexto actual debido a las políticas llevadas a cabo por el Gobierno de Jair Bolsonaro, la situación ha empeorado.

La «mafia del pescado» como se la conoce es un complejo entramado entre indígenas, estado y empresarios en el que la pelea es por el preciado botín del pez arapaima, una especie que vive a lo largo del Río Taupauá y es el el pez de agua dulce con escamas más grande del mundo, pesa hasta 200 kilos y puede alcanzar los 3 metros. En Javari empresarios locales pagan a pescadores para que los pesquen y les entreguen las capturas que luego se venden en Colombia; Brasil y Perú. Como se trata de un animal en peligro crítico de extincion, tras años de sobrepesca, su pesca está prohibida. Este año, las autoridades han realizado varias incautaciones de arapaima capturado ilegalmente. Segùn informan ahora los medios brasileños Phillips y Araùjo estaban registrando esa situación y al ser advertida su presencia fueron secuestrados y posteriormente asesinados.

Bruno Araùjo Pereira era un indigenista especializado en pueblos indígenas aislados y conocedor de la región, donde fue coordinador regional durante cinco años. Dom Phillips era un veterano de la cobertura internacional y había vivido en Brasil durante más de 15 años. Según los últimos datos recabados ambos habrían sido amenazados mientras se encontraban en el terreno. Según denuncian organizaciones indígenas locales y WWF Brasil, las autoridades locales han tardado en reaccionar ante la desaparición de Phillips y Pereira.

América Latina es el continente más peligroso para los defensores ambientales, esto incluye tanto a periodistas que cubren la crisis climática, ministros de medio ambiente o activistas. Según Global Witness solo en 2020 se sucedieron 227 asesinatos de defensores ambientales, siendo Colombia el país con más homicidios, seguido de México.