La increíble historia de Bobbie, el perro que caminó cuatro mil kilómetros de vuelta a casa

Bobbie, el perro maravilla que caminó 2.551 millas de regreso a su casa

En agosto de 1923, Bobbie, un cachorro collie de apariencia normal, acompañó a sus dueños, la familia Braizer, en un viaje de verano por la ruta a través de Estados Unidos, desde su casa en Silverton, Oregón, hasta Wolcott, Indiana, donde estaban visitando a algunos parientes. Mientras cargaba nafta en una estación en Wolcott, Bobbie fue ahuyentado por unos perros callejeros. La familia esperó a que regresara, pero no lo hizo.

Pusieron anuncios en los diarios y después de una semana de intensa búsqueda, los dueños perdieron las esperanzas Con el corazón roto, continuaron su viaje antes de regresar a su hogar en Oregon, esperando no volver a ver a su perro nunca más.

Para sorpresa de todos, Bobbie regresó seis meses después de su desaparición a Silverton un día de febrero de 1924, el cachorro de dos años había caminado cuatro mil kilómetros solo para llegar a casa. La noticia de la increíble hazaña de Bobbie pronto se extendió por todo el país.

Muchas personas a lo largo del país afirmaron haber alimentado y albergado a Bobbie en su viaje y la Sociedad Protectora de Animales incluso pudo reunir una descripción relativamente precisa de la ruta que tomó Bobbie.

¿Cómo hizo el perro para llegar de nuevo a su hogar? Después de regresar a Wolcott y descubrir que los Braziers se habían ido, Bobbie primero los siguió hacia el noreste, más adentro de Indiana. Luego comenzó a emprender lo que debieron ser viajes de exploración en varias direcciones, tal vez tratando de captar un olor familiar que le diera una idea de la dirección a tomar. Finalmente, encontró lo que estaba buscando y se dirigió a la costa oeste. En su viaje, los Braziers habían dejado su automóvil en las estaciones de servicio todas las noches. Bobbie visitó cada uno de ellos en el camino, junto con varias casas particulares. También pasó algún tiempo en un campamento.

En Portland, se quedó durante algún tiempo con una mujer irlandesa, que lo cuidó hasta que recuperó la salud después de que algún accidente le dejara las piernas y las patas cortadas. Unas dos semanas después, Bobbie estaba de regreso en Silverton. Celebrado como un héroe, recibió medallas, llaves de ciudades y un arnés y un collar con incrustaciones de joyas. Fue el invitado de honor en Portland Home Show, donde más de 40,000 personas vinieron a verlo. Falleció en 1927. Una historia increíbe que años después sigue siedo relatada como una hazaña.