Argentina está cuarto en el ranking de países latinoamericanos que más residuos plásticos arrojan al océano

Por Bautista Diaz

No es sorpresa que, cuando de controlar la liberación de residuos se trata, Argentina no es de los más avanzados en la materia. Según el estudio “Plastic waste inputs from land into the ocean” del 2015, Nuestro país ocupa el puesto N°28 del ranking global de las mayores emisiones de residuos plásticos a los océanos, ubicándose como cuarto país latinoamericano en el listado.

La Fundación Patagonia Natural realizó, en 2008, dos «censos de contaminación costera» en las costas de la Argentina en 1995 y 2007. Constataron que, con doce años de diferencia, había un crecimiento de la presencia de basura, especialmente porque la mayoría de las ciudades costeras siguen teniendo sus basurales a cielo abierto en inmediaciones del litoral marino.

El Círculo de Políticas Ambientales es una fundación sin fines de lucro que se encarga principalmente de promover el fortalecimiento de la agenda política en el tema del medio ambiente, e impulsar normativas que luchen por la protección de los ecosistemas, el desarrollo sostenible, la transición energética y la lucha contra el cambio climático.

«Argentina es uno de los principales emisores de plásticos a los océanos a nivel global. Tiene un sistema de gestión de residuos que es muy deficitario y además tiene un alto consumo de plásticos. Al mismo tiempo no tiene regulación específica, de hecho está muy atrasada en términos de legislación en relación a América Latina y al mundo en general. En este tema, el país solo cuenta con una ley, que es la Ley de Prohibición de Microplásticos en Cosméticos, sancionada en 2020, gracias a diversas organizaciones, entre ellas el Círculo de Políticas Ambientales. Esta prohíbe la comercialización de productos de cosmética e higiene personal que contengan microplásticos.» explicó María Eugenia Testa, co-fundadora y directora de esta organización, sobre sobre la poca importancia que le da en la política argentina a la contaminación de microplásticos en los oceános.

Si bien hay campañas y la problemática se visibiliza cada vez más, todavía hay un largo camino a recorrer para reducir el impacto de los desechos de residuos plásticos. Fundamentalmente no se avanza todavía en regulaciones más estricyas que incluyan la responsabilidad de los productores y un control sobre la producción de artículos contaminantes. «Es tiempo de avanzar en los estudios sobre qué artículos controlar para que los microplásticos no terminen en el océano, y dictar nuevas regulaciones sobre estos ítems. Además, es necesario sancionar leyes bajo la responsabilidad extendida del productor, que es el principio de gestión que rige en la mayoría de los países, por ejemplo en residuos de aparatos electrónicos o neumáticos fuera de uso«, señala Testa.

El Círculo de Políticas Ambientales publicó recientemente un documental sobre la contaminación de los océanos en Argentina, al que podés acceder haciendo click acá