Los riesgos y el impacto de la prospección sísmica en el Mar Argentino

Los riesgos y el impacto de la prospección sísmica en el Mar Argentino

Por Santiago Campeni

Sin dudas la noticia ambiental que más resonó en el verano pasado fue la intención de realizar exploraciones petroleras offshore en el mar argentino frente a las costas de Mar del Plata, con la aprobación del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. Esto despertó el rechazo de la sociedad civil y de organizaciones ambientalistas, que advirtieron los posibles riesgos que conllevaría esta actividad para la fauna de la zona y los peligros que traería, si se extrae luego efectivamente el crudo. Esto se vio meses después en las costas de Perú donde la refinería de Repsol, sufrió un derrame en la localidad de Ventanilla, donde los efectos aún persisten. 

Por lo mencionado anteriormente surgió desde el Foro Para la Conservación del Mar Patagónico y Áreas de Influencia el informe “Prospección sísmica. Riesgos e impactos en el Mar Argentino”. El texto, elaborado en base a datos científicos, remarca los riesgos e impactos de la búsqueda de hidrocarburos en el Mar Argentino y áreas aledañas. 

El Mar Argentino tiene áreas clave para el funcionamiento y la ecología del océano, zonas  esenciales para la migración, reproducción y alimentación de diversas especies marinas conservadas, además presenta zonas de alta productividad, esenciales para el recurso ictícola del país. Por eso en un primer punto el informe hace hincapié en los efectos que tiene en la fauna las prospecciones sísmicas. Para realizar un mapeo del suelo marino donde se encuentran los yacimientos de petróleo y gas offshore, se utilizan cañones de aire comprimido que disparan contra el suelo y reciben el rebote, para luego armar un mapa de esa zona. Estos disparos producen sonidos de una alta intensidad, muy diferentes a los que se encuentran naturalmente en el ambiente marino. 

Los animales marinos como cetáceos y cetáceos dentados han aprendido a utilizar el sonido como un complejo sistema de comunicación, el cual usan para diversas funciones como, la alimentación, la reproducción, la socialización, el cuidado paternal, el reconocimiento de crías, la evaluación del entorno, la detección de presas y depredadores, la captura de presas de manera cooperativa, la orientación, la navegación, la comunicación entre individuos de la misma especie, etc. Por ejemplo, los cetáceos dependen de la producción y percepción de sonidos para la mayoría de sus funciones vitales, y los odontocetos (cetáceos con dientes) han desarrollado un sistema complejo de orientación y evaluación del entorno basado en el sonido: la ecolocalización. Estos sonidos de origen antropogénico se solapan con los que utiliza la fauna y podrían confundir y afectar las funciones biológicas antes mencionadas. Los 4 principales efectos que genera la exploración sísmica son, enmascaramiento de los sonidos que utilizan los animales para sus funciones biológicas, pérdida de la calidad del hábitat, daño fisiológico, lesiones leves y en algunos casos extremos la muerte de los individuos. 

El informe también hace referencia a la situación actual de la actividad petrolera en Argentina.  En el país se han identificado hasta el momento 24 cuencas sedimentarias que se extienden en una superficie de unos 3.035.000 km2, dentro de las cuales 1.227.568 km2 corresponden a cuencas sedimentarias marinas. La cuenca Austral es la única productiva que también es productora en el mar, el resto de las cuencas marinas (Salado, Claromecó, Colorado marina, Península Valdés, Rawson, Argentina, San Julián, Malvinas, Malvinas Oriental, Malvinas Norte) aún no producen hidrocarburos. Esto podría significar en un futuro su exploración y explotación, debido a la demanda de petróleo y gas significando un avance en la frontera hidrocarburífera en zonas con una gran importancia a nivel ecosistémico. 

Por último el texto resalta la importante biodiversidad presente en el Mar Argentino. Este tiene unos 5600 km de costa, donde se observan zonas de altos valores de productividad, dado por factores particulares en las corrientes, rasgos del fondo, vientos, mareas, diferencias de salinidad o temperatura que generan un ascenso de nutrientes a las aguas más superficiales. Tan solo de especies invertebradas se conocen al menos 900 ejemplares, de peces óseos 400 y de peces cartilaginosos 105 especies. Además de estos animales, también es zona de alimentación, cría y migración de las tortugas verdes, cabezonas y Laúd, estando la verde en estado vulnerable de conservación según la UICN. Además también viven diversas especies de aves marinas y mamíferos entre los que destacan los lobos marinos, ballenas y delfines.  

Las zonas de exploración sísmica se concedieron en áreas donde habitan estas especies. Los permisos de exploración sísmica otorgados entre los años 2017 y 2020 se extienden en prácticamente toda la Zona Económica Exclusiva continental argentina y se superponen ampliamente con los frentes productivos y áreas destacadas para la conservación de la biodiversidad. Esto significa que los animales presentes en estas zonas, podrían verse afectados por el uso de los cañones de aire comprimido utilizados en las exploraciones sísmicas, así como también por el impacto que la actividad de extracción de hidrocarburos podría generar en un futuro, en particular el riesgo de derrames de petróleo. Por esto se plantea aplicar el principio de precaución.