En menos de medio siglo se perdió el 68% de la biodiversidad del planeta

El término «biodiversidad» refleja la cantidad y la variedad de los organismos vivos en todos los ecosistemas, tanto marinos como terrestres. Incluye la diversidad dentro de las especies, entre especies e incluso entre ecosistemas. La diversidad de la vida también cambia de un lugar a otro y con el tiempo.

La biodiversidad contempla tanto a las bacterias microscópicas como a las plantas y animales más complejos. Un ecosistema variado nos presta muchos servicios: aporta nutrientes, agua, formación de suelos, resiste especies invasoras, poliniza, regula el clima, controla las plagas e incluso tiene en un puño a la contaminación.

Cuando el hombre, una comunidad, un país alteran un ecosistema para poner el acento en alguno de los beneficios que puede brindar, siempre perjudica a los otros y altera el conjunto.

Gekko de Madagascar

Según el Informe Planeta Vivo del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) es preocupante la pérdida de biodiversidad a nivel mundial y los riesgos sociales y económicos que esta situación provoca. En menos de medio siglo, las poblaciones mundiales de mamíferos, aves, anfibios, reptiles y peces sufrieron una disminución promedio del 68% debido a la destrucción ambiental por las actividades humanas. En América Latina el resultado es aún más impactante: la reducción, en promedio, fue del 94% y las principales amenazas son la alteración de bosques, humedales, pastizales y sabanas, la sobreexplotación de especies, el cambio climático y la introducción de especies exóticas. 

Un ecosistema variado nos presta muchos servicios: aporta nutrientes, agua, formación de suelos, resiste especies invasoras, poliniza, regula el clima, controla las plagas e incluso tiene en un puño a la contaminación.  Pero todo esto es como el delicado equilibro que logra un malabarista, sosteniendo muchos platos en movimiento a la vez.

Cuando se altera un ecosistema para poner el acento en alguno de los beneficios que puede brindar, siempre perjudica a los otros y altera el conjunto. Por ejemplo, si se tala un bosque para tener mayor superficie cultivable y alimentar así a la población, se perderán especies vivas (animales y plantas) y el agua que llegue a la gente tal vez sea escasa al haber mayor superficie que regar.

Además los recursos biológicos sustentan a las comunidades. Los peces proporcionan el 20% de las proteínas animales a unos 3 000 millones de personas. Más del 80% de la dieta humana está compuesta por las plantas. Aproximadamente, el 80% de las personas que viven en las zonas rurales de los países en desarrollo dependen de medicamentos tradicionales basados en plantas para la atención básica de la salud.

En este 2022, el tema del Día Internacional de la Diversidad Biológica es “Construir un futuro compartido para toda la vida en la Tierra”. El eslogan promueve la idea de que la biodiversidad – en donde los ecosistemas y la naturaleza aportan soluciones al clima, los problemas de salud o la seguridad alimentaria e hídrica- es la base sobre la cual podemos reconstruir mejor.