Zero Waste: La tendencia que busca eliminar los residuos plásticos

Zero Waste: La tendencia que busca eliminar los residuos plásticos

Desde 1950, la producción de plásticos aumentó drásticamente. En 2015 se produjeron cerca de 388 millones de toneladas de plásticos donde un gran porcentaje fue destinado a la producción de envases y embalajes, cuya vida útil es muy corta.
De acuerdo con datos del Foro Económico Mundial del año 2015, a nivel global sólo se recicló efectivamente el 2% de los residuos plásticos de envases, mientras que un 8% fue reciclado en aplicaciones o productos de menor valor y un 4% se perdió en el proceso. Del 86% restante, un 40% fue a rellenos o vertederos, un 14% fue incinerado y un 32% fue emitido directamente al ambiente.

En los últimos años se popularizó un movimiento o filosofía de vida basada en generar la menor cantidad posible de residuos de cualquier tipo. El zero waste también propone la eliminación de los residuos ya generados a través del reciclaje y reutilización de los mismos.

Este movimiento comenzó en California a lo largo de los años 70, impulsado por Paul Palmer que partió de la idea de que era absolutamente innecesario seguir consumiendo envases que solo tienen un uso, luego se desechan y tardan años en degradarse. El zero waste empezó a aplicarse a todo tipo de residuos
Otros referentes como Lauren Singer, Bea Johnson, Kathryn Kellogg comenzaron a adoptar y militar esta filosofía impulsando a miles de personas a seguirla.

Zero Waste comenzó a expandirse por el mundo.Se crearon tiendas de alimentos donde no existen envases.Se estima que en nuestro país cada persona consume 43 Kg de plástico al año, es decir 3,5 Kg por mes.
Hace unos años abrió el primer supermercado sin envases de Argentina, Cero Market, y su idea es brindar ´´0% plastico, 100% producto´´ a sus clientes comprometiéndose a que las compras conscientes no recaigan solamente en el consumidor sino, también, hacer un aporte como mercado.

En cada vez más lugares se está optando por reducir el consumo de envases plásticos y otros tipos de residuos y vos también podés empezar a hacerlo.


Acá te dejamos 5 maneras de llevar a cabo está filosofía:


Cuando vayas a dietéticas o mercados podes llevar tus frascos para guardar los productos. En cafeterías, en vez del típico take away con un vaso descartable podes llevar tu vaso o señar uno térmico de plástico reciclado que puedes llevártelo y luego devolverlo en otra sucursal y así no generar desechos.


Optar por moda sustentable, dejar de comprar ropa en cadenas multinacionales o locales de fast fashion. Utilizá ropa que ya tenés o podés ir comprar en ferias, o locales de segunda mano.


Cuando vayas al supermercado o almacén, lleva bolsas de tela o cajas de cartón. Si te ofrecen bolsas de plástico para algo que podés cargar sin problema animate a decir que no!


Usá shampoo y acondicionador sólido, así reducís los envases de plástico y cuidas tu pelo de forma natural.


Recordá las 3Rs: Reciclar, reutilizar y reducir. Solo hay que pensar de qué forma se puede usar o arreglar el material que ibas a desechar. Puede ser útil por mucho tiempo más.

¡Es tu turno de aportar al ambiente apoyando a este movimiento y reduciendo tu consumo de plástico!