26 mil toneladas de residuos de Covid-19 terminaron en los océanos

El dato es realmente inquietante porque demuestra la capacidad de contaminar que tenemos los humanos y en tan poco tiempo. De acuerdo a un informe publicado por The Guardian, a menos de 2 años de que el Covid-19 haya comenzado, más de 26.000 toneladas de residuos plásticos relacionados con la pandemia, como máscaras y guantes, han acabado en el océano.

The Guardian hace una comparación muy útil para poder comprender la magnitud de esta contaminación oceánica por la pandemia. Eso representa a más de 2.000 autobuses de dos pisos de residuos, y dentro de unos años, una parte de esos guantes de plástico y materiales de embalaje procedentes de las compras de la pandemia podrían estar pululando por el Polo Norte en el caso del hemisferio boreal.

La nota del medio inglés hace referencia a un estudio publicado por PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America) que reveló que 193 países produjeron alrededor de 9,2 millones de toneladas de residuos plásticos asociados a la pandemia desde el inicio de la misma hasta mediados de agosto de 2021.

La mayor parte son residuos hospitalarios

La investigación logró determinar que de esa masa de residuos que ha terminado en el mar, alrededor del 87,4% fue utilizado por los hospitales, mientras que el 7,6% fue utilizado por los particulares. Los envases y los kits de pruebas representaron alrededor del 4,7% y el 0,3% de los residuos, respectivamente. Los residuos plásticos mal gestionados, consistentes en equipos de protección personal como máscaras y guantes, superan ampliamente la capacidad de los países para procesarlos adecuadamente, según los investigadores.

Yiming Peng y Peipei Wu, de la Universidad de Nanjing, autores del estudio “magnitud e impacto de los residuos plásticos asociados a la pandemia”, señalaron que “la pandemia de Covid-19 ha provocado un aumento de la demanda de plásticos de un solo uso que intensifica la presión sobre un problema mundial de residuos plásticos que ya está fuera de control. Los plásticos liberados pueden ser transportados a largas distancias en el océano, encontrarse con la fauna marina y provocar potencialmente lesiones o incluso la muerte».

En marzo pasado se descubrió el primer caso de un pez atrapado en un guante médico, encontrado durante la limpieza de un canal en Leiden (Países Bajos). En Brasil se encontró una máscara protectora PFF-2 en el estómago de un pingüino de Magallanes muerto. Una de las conclusiones de la investigación señala que a finales de siglo casi todos los plásticos asociados a la pandemia acabarán en el fondo marino o en las playas.

Los residuos llegaron al mar transportados por 296 ríos mayores

Los investigadores de China lograron demostrar que el 46% de los residuos plásticos mal gestionados procedían de Asia, debido al alto nivel de uso de máscaras por parte de los individuos de ese continente, seguido de Europa, con un 24%, y de América del Norte y del Sur, con un 22%. La mayor parte del plástico procede de los residuos médicos generados por los hospitales, que empequeñecen la contribución de los equipos de protección personal y el material de los envases de las compras en línea.

Esta realidad se suma al problema preexistente y supone un problema duradero para el medio ambiente oceánico y se acumula principalmente en las playas y los sedimentos costeros. También demuestra que los países tienen severas dificultades para poder contener los residuos, y la pandemia ayudó a comprender lo rápido que es el proceso.

El informe también da una pista de cómo llegaron esos residuos a los océanos. Los miles de toneladas de mascarillas, guantes, kits de pruebas y visores faciales que se filtraron a los océanos desde el inicio de la pandemia hasta agosto de este año, fueron transportados en 369 ríos principales. Los principales ríos fueron el Shatt al-Arab, en el sureste de Irak, que llevó al océano 5.200 toneladas de residuos; el río Indo, que nace en el Tíbet occidental, llevó 4.000 toneladas y el río Yangtze, en China, 3.700 toneladas. En Europa, el Danubio fue el que más residuos plásticos pandémicos llevó al océano: 1.700 toneladas.

Fuente: Meteored