Espacios verdes: cerca de la ciudad, lejos de la naturaleza

La mitad de la población del mundo vive en ciudades

Por Caro Diotti – El 50% de la población mundial vive en ciudades. En solo 65 años la población urbana de los países en desarrollo se ha decuplicado y para el año 2050 unos 6000 millones de personas, o el equivalente al 70 % de la población mundial, vivirá en ciudades. Además son responsables de alrededor de 70% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero.

Ese aumento rapidísimo no fue acompañado del correspondiente crecimiento de infraestructuras, servicios y vivienda. Los problemas se agravan en las megalópolis con más de diez millones de habitantes que enfrentan contaminación, consumo exacerbado de recursos energéticos, la destrucción del suelo, de los recursos hídricos y la calidad del aire. Se trata de ciudades que utilizan alrededor de un 75% de los recursos mundiales y generan cantidades de desechos. 

La mayoría de las ciudades padece del mismo problema: la falta de espacios verdes, la disminución de los existentes y en muchos casos un arbolado público escaso y deteriorado.

Los parques, los espacios verdes y los cursos de agua son importantes espacios públicos porque ofrecen soluciones a la repercusión de la urbanización rápida y poco sostenible. Los beneficios sociales y económicos de los espacios verdes urbanos son igualmente importantes. El entorno natural puede afectar positivamente a la salud y el bienestar humanos. Cada vez hay más estudios epidemiológicos que demuestran los diversos efectos positivos que conlleva mantener espacios verdes que además ayudan a reducir la exposición a un factor de riesgo muy importante vinculado a las enfermedades no transmisibles, la inactividad física. Los parques y los espacios verdes brindan a la gente la oportunidad de caminar y desplazarse en bicicleta más a menudo y realizar actividades físicas

Los espacios naturales en el paisaje urbano son de gran valor porque:

  • Contribuyen a la mitigación del cambio climático
  • Actúan como amortiguadores de la contaminación atmosférica vehicular.
  • Mayor cantidad de espacios verdes producen oxígeno y toman CO2
  • Mejoran la calidad del aire 
  • Le bajan unos grados al cemento

No es novedad que las principales ciudades de Argentina no son gran ejemplo de urbes con metros cuadrados verdes disponibles. Buenos Aires y Córdoba cuentan aproximadamente con unos 6 m2 disponibles de espacios verdes por habitante y en Rosario ese ratio casi se duplica y llega a los 11 m». Una exigua cantidad comparada con ciudades latinoamericanas como Curitiba, en Brasil, que cuenta con 51,5 metros verdes per cápita, Bogotá con 16,9 metros .cuadrados por habitante o Montevideo con 12,68.

Si bien hay cierto folklore alrededor de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud con respecto a la cantidad adecuada de espacio verde disponible por habitante en las ciudades, se estima que lo deseable son unos 15m2 .

Los bosques urbanos: parte de la solución

Un concepto no tan nuevo y puesto en valor por el profesor de la Universidad de Yokohama y director del Centro Japonés de Estudios Internacionales en Ecología Akira Miyawaki es el de los bosques urbanos: se trata de implantar pequeños bosques para transformar nuestras ciudades y que actúen como reguladores del calor y de la calidad del aire. Planificados y gestionados adecuadamente pueden ser una herramienta valiosa.

La FAO destaca en un informe que «Los bosques urbanos son elementos que eliminan la contaminación, brindan sombra, y proporcionan numerosos beneficios para la salud. “Esta vegetación es fundamental para el bienestar de cualquier ciudad… Su diseño, planificación y gestión deberían integrarse plenamente en la planificación urbana”, recomienda

Si bien la falta de espacios verdes se debe a una gestión inadecuada de las autoridades y la responsabilidad de generar nuevos les compete, nosotros también podemos identificar y colaborar con su mantenimiento. ¿Cómo podés ayudar a tener más espacios verdes en tu ciudad?

  • Gestioná y presioná a la comunidad y a las autoridades para que se generen nuevos espacios verdes en tu ciudad
  • Participá para que se atiendan los árboles de la comunidad. Promové que sean plantadas especies nativas. 
  • Involucrate con organizaciones vecinales
  • Divulgá el valor del arbolado urbano.
  • Participá para que en tu ciudad sean creadas más reservas urbanas.