Claves para utilizar el champú sólido correctamente

Olvídate de todos los hábitos previos adquiridos en lo que al uso del champú sólido se refiere. Como explica Begoña Gómez, experta en tratamiento de Yves Rocher, »el paso a esta textura exige cambiar algunos gestos, pero tu melena y el planeta te los agradecerán».

-Sobre el cabello húmedo. No es necesario que esté completamente mojado. Como señala Begoña Gómez, »basta con humedecerlo».

-La espuma, en las manos. »Aunque puede hacerse, es preferible no frotar la pastilla directamente sobre el cabello y hacerlo con las manos mojadas hasta obtener espuma. Tampoco es aconsejable poner el champú bajo el grifo, pues se gasta mucho producto», aconseja la experta.

-Menos es más. Recuerda que una pastilla es equivalente a dos botes de champú. Esto te dará idea de que basta una pequeña cantidad de espuma para lavar el pelo.

Al no contener siliconas ni sulfatos, en la primera aplicación te dará la sensación de que no hace espuma

-Con masaje. Es fundamental en este caso. »Comienza masajeando el cuero cabelludo y a continuación, frota con suavidad medios y puntas», explica Begoña.

-Repetir la operación. Aclara el cabello, vuelve a coger la pastilla hasta hacer espuma con las manos y repite la operación. Como subraya la experta, »en esta ocasión se hará más espuma. Al no contener siliconas ni sulfatos, en la primera aplicación te dará la sensación de que no hace espuma».

-Aclara bien. Te sorprenderás de lo poco que tardas en dejar el pelo perfectamente aclarado, es otra de las ventajas de los champús sólidos: se necesita menos agua y esto supone un importante ahorro.

-Guárdalo como es debido. Como aconseja Begoña Gómez, »nuestro consejo es que seques bien la pastilla de champú antes de ponerla en la caja. Para ello, da la vuelta al recipiente y coloca la pastilla de champú encima hasta que esté seca. Después, guárdala en la caja y cierra herméticamente. Nunca la dejes en el borde de la bañera, pues se podría deshacer más rápido».

Fuente: Estétic