Señales de acción climática en Naciones Unidas de cara a la COP26

Por Fermín Koop – A poco más de un mes de la conferencia de cambio climático COP26 en Reino Unido, presidentes de todo el mundo participaron esta semana de la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York. Entre mensajes y declaraciones, China y Estados Unidos dieron señales importantes para acelerar la acción climática.

El presidente chino Xi Jinping anunció que ya no financiará la construcción de plantas de energía a carbón en el exterior, lo que podría ser un paso significativo en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero a nivel global. Además, China apoyará el “desarrollo de energías de bajas emisiones” en países en desarrollo.

China ha sido el principal financista de plantas a carbón a nivel global, especialmente en Asia. De acuerdo a un informe de la Universidad de Boston, el Banco de Desarrollo Chino y el Banco de Exportación e Importación de China han destinado más de 43 mil millones de dólares a proyectos de energía a carbón fuera de China desde el 2000.

Sin embargo, esta tendencia parece estar cambiando. China anunció el año pasado que espera alcanzar la carbono neutralidad en 2060, lo que significará un cambio energético tanto a nivel doméstico como extranjero. En lo que va del año China todavía no ha financiado ninguna planta de carbón en el extranjero.

“Este nuevo compromiso muestra que China sabe que el futuro está marcado por las renovables. Ahora el gobierno va a tener que tomar el mismo camino a nivel doméstico, abandonando el uso del carbón en el país,” sostuvo Thom Woodroofe, investigador de la Asia Society Policy y analista climático.

El carbón todavía representa el 56% de la energía en China, por lo que abandonarlo no será sencillo. El país es el principal emisor de gases de efecto invernadero, seguido por Estados Unidos e India. En 2020, China construyó el triple de capacidad de energía a carbón que el resto del mundo combinado.

El financiamiento climático

También en Naciones Unidas, el presidente de Estados Unidos Joe Biden se comprometió a duplicar el financiamiento climático a 11.4 mil millones de dólares por año para 2024. La meta está en línea con lo reclamado por ambientalistas, pero no alcanza para cubrir todas las necesidades de financiamiento globales.

“Es una señal muy necesaria y positiva del compromiso de Estados Unidos a la acción climática global y la solidaridad. Es también un paso importante de cara a la COP26, en una época en la que la solidaridad global es altamente necesaria”, sostuvo Helen Mountford, analista climática del World Resources Institute.

Los países desarrollados debían alcanzar la meta de los 100 mil millones de dólares de financiamiento climático para 2020 para ayudar a los países vulnerables a reducir sus emisiones y adaptarse al cambio climático. Sin embargo, un reciente análisis de la OECD evidenció que esa meta probablemente no se haya cumplido.

En la última década, Estados Unidos no ha dado señales claras sobre el financiamiento climático. El ex presidente Barack Obama prometió 3 mil millones de dólares, pero finalmente otorgó sólo un tercio, mientras que el ex presidente Donald Trump redujo los fondos todavía más, al directamente rechazar la ciencia climática.

Representantes de gobierno y sociedad civil participarán en las dos primeras semanas de noviembre en la cumbre climática COP26 en Reino Unido. Si bien las señales de China y Estados Unidos son positivas, queda un largo camino por delante, con la necesidad de más ambiciosos compromisos en línea con el Acuerdo de París.

El planeta se encamina a una suba de la temperatura de 2.7º grados para fin de siglo, en base a los actuales planes climáticos de los gobiernos, de acuerdo a un reciente análisis de Naciones Unidas. Ello significaría incumplir con la meta de 2ºC de París y traería devastadoras consecuencias ambientales para el planeta.