Se vierte el equivalente a un camión de basura plástica por minuto en los océanos

Por Caro Diotti

El océano cubre más del 70% del planeta. Es nuestra fuente de vida y el sustento de la humanidad y de todos los demás organismos de la tierra.

Pero lo datos respecto de en qué estado están nuestros océanos son alarmantes: pesca ilegal, depredación de ecosistemas, islas de basura marina y cambio climático son las amenazas que hoy ponen en riesgo a los mares de todo el mundo. Entre 8 y 13 millones de toneladas métricas de desechos plásticos ingresan al océano cada año; un tercio de las especies de mamíferos marinos se encuentran amenazadas y hasta 8 600 000 toneladas de recursos marinos son pescados ilegalmente cada año. El problema crece mucho más si consideramos que el 33 % de las poblaciones de peces en el mar se captura a niveles insostenibles y que el 60 % se pesca al máximo de su capacidad.

El océano alberga la mayor parte de la biodiversidad de la tierra y es la principal fuente de proteínas para más de mil millones de personas en todo el mundo. Según la ONU para 2030, habrá en torno a 40 millones de trabajadores en todo el sector relacionado con los oceános.

La basura plástica marina, el problema más grave

Se estima que se vierte en el mar por minuto el equivalente un camión repleto de basura. Tortugas, aves, peces, mamíferos y otros animales marinos ingieren desechos plásticos y mueren enredados y asfixiados por la basura debido a que muchas veces los confunden con su alimento habitual  Los científicos aseguran que si no se deja de arrojar residuos, en 2050 el océano tendrá más plástico que peces.

Los microplásticos son esferas de menos de 5 mm que agregan intencionalmente todo tipo de productos. Tambi{en se consideran microplásticos los fragmentos de plástico de mayor tamaña que se degradan y también llegan al mar. Desodorante, champú, acondicionador, gel de ducha, lápiz labial, tintura para el cabello, crema de afeitar, protector solar, repelente de insectos, crema antiarrugas, humectantes, lacas para el cabello, mascarillas faciales, productos para el cuidado del bebé, sombras para ojos y  rímel contienen microplásticos. ¿Qué pasa con ellos?  Al ser tan pequeños se filtran por el desagüe del baño, viajan por los ductos e ingresar fácilmente en ríos y mares. Como no son biodegradables, cuando están en el mar atraen toxinas y bacterias transmitidas por el agua que se adhieren a su superficie y se parecen a los alimentos. Es por eso que son confundidos por peces, anfibios, insectos, larvas y animales marinos que los comen. Ya hay más de 51 billones de toneladas de plásticos en el mar y de ellos 1 ton. es microplastico.

Argentina sancionó una ley que prohíbe la importación y comercialización de cosméticos y artículos de higiene oral con microesferas plásticas agregadas intencionalmente; jabones, cremas, maquillajes, dentífricos, esmaltes, entre otros productos.  Las normas y nuestra actitud como consumidores son un paso fundamental para hacer frente a la contaminación por plásticos. No consumas esos productos.

Por otra parte la pandemia también trajo también su complicación para los océanos. Los tapabocas y los guantes descartables, así como otras formas de equipo de protección personal, probablemente salven muchas vidas durante la pandemia del coronavirus. Pero también están causando contaminación en todo el mundo, llenando las calles de basura y enviando cantidades de plástico y otros desechos dañinos a vertederos, sistemas de desagüe y los océanos.

En 2019 por primera vez se registró la presencia de basura plástica al interior del organismo de una ballena franca austral que encontraron muerta en las playas de la ciudad de Península Valdés, en Chubut.  Los investigadores encontraron 128 centímetros de soga de nylon color verde y dos envoltorios plásticos en el intestino del animal. Ya se han documentado más de 800 especies marinas afectadas por plásticos, incluyendo todas las especies de tortugas marinas, más del 40 por ciento de ballenas y delfines, y el 44 por ciento de las aves marinas.

La pesca ilegal es otro de los graves problema aún sin resolver. Argentina tiene un serio conflicto en aguas jurisdiccionales marinas y más allá de la Zona Económica Exclusiva. Sólo cinco naciones capturan el 80% de la pesca en aguas internacionales y muchas veces utilizan mano de obra esclava, no cumplen con ninguna norma ambiental, laboral, sanitaria, ni de seguridad en la navegación.

El cambio climático provocado por nuestras actividades está afectando a los ecosistemas marinos, que podrían ser mucho más sensibles de lo que pensamos a este fenómeno. Uno de los problemas es el aumento de la temperatura del océano: en el último siglo, su temperatura media ha subido en 0,1 °C.

Los mayores perjudicados son los corales, animales que sufren blanqueamiento ante las aguas más calientes. De hecho, dos tercios de la Gran Barrera de Coral en Australia ya están blanqueados. Además de las consecuencias que tiene para sus habitantes, el calentamiento también provoca la subida del nivel del mar y la mayor intensidad de los fenómenos meteorológicos, multiplicando los daños causados por las tormentas

¿Qué podés hacer vos? Acá te dejamos 10 consejos para cuidar los océanos