Santa Fe habilitó la caza de patos y piden que se revoque de inmediato la medida

Santa Fe habilitó la caza de patos y organizaciones ambientalistas piden que se revoque de inmediato la medida

Por Caro Diotti

El Gobierno de la provincia de Santa Fe habilitó la caza deportiva de anátidos que estaba prohibida desde inicio de 2019. Organizaciones ambientalistas locales pusieron en marcha una campaña para pedir que la medida sea revocada de inmediato. El petitorio dirigido al Gobernador Omar Perotti, redactado por el Programa Custodios del Territorio de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNICEN argumenta que no se tienen en cuenta el estado de los ambientes naturales luego de los incendios y sequía recientes, que el impacto de los perdigones de plomo en el ambiente está en estudio y resalta la inexistencia de estudios poblacionales sostenidos en el tiempo y en todo el territorio de las especies que se habilita cazar. « No existe posibilidad alguna de utilizar racional y sosteniblemente ningún recurso, ni cosechar su potencial excedente, si no se atiende al mismo tiempo el estado del territorio y si se desconocen los estados de sus poblaciones» señala el comunicado emitido por la red de profesionales.

Por otra parte la Resolución Nº 225 del Ministerio de Ambiente y Cambio Climático del 2020 estipula que la práctica de la caza deportiva sin estimaciones rigurosas del tamaño poblacional y sin considerar las condiciones ambientales del territorio, podría dar lugar a una merma insostenible del recurso y a un perjuicio ecosistémico de grandes dimensiones.

Desde Custodios del Territorio verificaron además que dentro de la zonificación permitida se incluyen varias Áreas de Importancia para la Conservación de las Aves (AICAS: SF02 y SFO1 en el Dpto Gral Obligado; SF03: en los Dpto. Vera y 9 de julio; SF04 en el Dpto 9 de Julio; SF07 en el Dpto San Javier) e instaron a que se detenga esta irregular habilitación y

La conservación integral de los humedales en donde se está habilitando esta actividad, refugio de cientos de especies que los habitan desde hace milenios, es responsabilidad de todos los argentinos. Se trata de ambientes que sostienen la vida y la salud actuando como reguladores de inundaciones y sequías, purificando el agua, alimentando las napas, distribuyendo sedimentos y nutrientes y actuando como reservorios de biodiversidad y acervo cultural. Aunque son esenciales, desde hace muchas décadas están sometidos en forma creciente a múltiples disturbios, como la drástica pérdida de biodiversidad, el drenaje y las quemas para agricultura, la contaminación con agroquímicos, plásticos y plomo de origen cinegético, entre muchos otros que vulneran su funcionalidad. La pérdida de humedales genera un daño ambiental irreparable, pone en riesgo la salud ambiental, animal y pública y coarta los significativos beneficios económicos que dependen directa e indirectamente de su conservación.

Clickeá aquí para firmar el petitorio que pide que se inhabilite la caza de patos en la provincia de Santa Fe.