Naturaleza

Naturaleza

Promueven medidas para intentar salvar el coral del Mar Rojo

El incremento de la temperatura del planeta, la acidificación de los océanos, la contaminación, la sobrepesca y, en general, la actividad humana tienen en serio peligro al coral rojo.

Se estima que por estos factores, el 50 por ciento de estos ecosistemas, de los que dependen el 80 por ciento de las especies del mar, han desaparecido en las tres últimas décadas.

El mar Rojo, no obstante, parece ser resistente a todos estos factores, un hecho que no escapa el interés de la comunidad científica. De acuerdo con un informe sobre el tema, publicado por el diario El País de España, para analizar las particularidades de este sistema y preservarlo se conformó el Centro Transnacional de Investigación sobre el Mar Rojo (TRSC, por sus siglas en inglés), impulsado por la Escuela Politécnica Federal de Lausana, en Suiza.

Su misión no solo consiste en establecer cómo logra este ecosistema resistir, lo cual genera esperanzas sobre la preservación de otros similares en el mundo, sino ejercer una suerte de diplomacia científica.

Según el informe de El País, una de las principales amenazas externas para la consolidación de este refugio coralino, es su ubicación en esta zona de Oriente Próximo, que no escapa a las diferencias y disputas políticas de los países que comparten la ribera de un mar de apenas 2.000 kilómetros de largo y 300 kilómetros de ancho: Israel, Jordania, Arabia Saudí, Yemen, Somalia, Yibuti, Eritrea, Sudán y Egipto. Y estos problemas han impedido poner en común los distintos estudios sobre las diferentes especies coralinas que conviven en el Mar Rojo ―particularmente en el golfo de Aqaba―, y su resiliencia frente al calentamiento global.

Las diferentes estrategias de desarrollo económico de sus respectivos gobiernos, muchas apoyadas en la expansión del turismo, también suponen un obstáculo para su futura conservación.

El TRSC tratará de promover la colaboración trasnacional entre los investigadores que ya trabajan en la región y planear estrategias comunes de protección.

Su primera expedición para alcanzar estos objetivos zarpa este jueves desde la ciudad de Sevilla, a bordo del velero Fleur de Passion, que servirá de plataforma logística para las investigaciones.

Citado por El País, el profesor Anders Meibom, uno de los fundadores del Centro y responsable de esta expedición, explica que “el reto es organizar una protección del medio ambiente común para todos los países del Mar Rojo, porque la polución local se va a extender rápidamente al resto de la zona. Para lograrlo, es importante que las estrategias se basen en la ciencia. Hasta ahora, las investigaciones son estatales y no están a disposición de los demás, pero para proteger el ecosistema es importante compartir los datos”.

Uno de los principales estudios sobre las singularidades del coral del Mar Rojo, impulsado por Maoz Fines, ideólogo del TRSC y profesor de la Universidad Bar Ilan, en Israel, se publicó en 2019 en el Journal of Experimental Biology. En el informe se confirmaba que la inmunidad térmica de estos corales se trasladaba a sus descendientes.

“Lo que hace único a este coral –señala el investigador- es que puede resistir a un clima mucho más cálido, que es el que vamos a alcanzar en unos años. Sus diferentes especies, en lugar de blanquearse y morir con la subida de las temperaturas, se mantienen. Esto nos da esperanzas para preservar este ecosistema coralino para generaciones futuras”.

Fuentes: El País