Sustentabilidad

Sustentabilidad

Aysa: su explicación por el «mal olor y sabor» del agua en la Ciudad

Desde hace una semana, se comenzaron a replicar en redes sociales los mensajes que alertaban sobre el mal olor y sabor del agua potable en la ciudad de Buenos Aires y alrededores. Consultados por el tema, desde Agua y Saneamientos Argentinos (Aysa) explicaron el motivo del cambio en el agua y aseguraron que no afecta la potabilización y que el consumo de la misma es seguro.

«Desde la Planta San Martín (situada en la avenida Figueroa Alcorta al 8500, en Palermo) se detectaron variaciones en el Río de La Plata. Esto es lo que hace que se produzcan cambios en el olor y el sabor», dijeron desde la empresa estatal que dirige Malena Galmarini y recordaron: «Esta semana hubo días de sudestada, como el jueves». Después remarcaron: «Queremos llevar tranquilidad de que el proceso de potabilización no se vio afectado y que el consumo del agua de las canillas es segura«.

Minutos más tarde, emitieron un comunicado de prensa en el que agregaron: «Ante consultas puntuales de personas usuarias, sobre una modificación en el sabor y el olor del agua, se informa que pueden producirse variaciones en el Río de la Plata que provoquen esta situación, que de ninguna manera afectan la potabilidad del agua».

«De esta manera, queremos llevar tranquilidad a la población beneficiaria dado que esta situación no presenta peligro alguno para la salud. El agua que suministramos es monitoreada las 24 horas, los 365 días del año y sometida a rigurosos análisis de laboratorio, lo que asegura el control permanente en todas las etapas de producción, desde la captación en el río hasta la distribución domiciliaria», destacan.

Luego, dijeron: «Aysa recuerda que ante cualquier duda los usuarios podrán comunicarse al teléfono 0800-321-AGUA (2482) durante las 24 horas o en los canales oficiales de Twitter: @aysa_oficial, y Facebook: Aysa.Argentina todos los días de 8 a 20 horas».

No se descarta un caso de contaminación en el río

Por la tarde, cuando aún seguían las quejas y denuncias por mal olor y sabor, desde Aysa emitieron un segundo reporte en el que indicaron que se está evaluando las causas y que no se descarta que se trate de un hecho de contaminación ambiental en las aguas del Río de la Plata.

«Es importante destacar que se está llevando adelante la investigación sobre el origen del evento, con el objeto de encontrar a través de procedimientos físicos o químicos, si fuera posible, la resolución», dijeron desde la empresa estatal y reiteraron «que esta situación no presenta peligro alguno para la salud».

Luego explicaron: «También se está evaluando la posibilidad de radicar la denuncia en la Fiscalía Federal de Ambiente para que se determine si hay contaminación industrial o si se trata de un fenómeno natural«.

Sobre este punto, fuentes Aysa dijeron a LA NACION que aún no se cuenta con los elementos de prueba para avanzar con una denuncia concreta, pero que la reiteración del fenómeno en lapsos de tiempo cada vez más corto hace que trabaje sobre la posibilidad de un caso de contaminación por vertido de efluentes industriales al Río de la Plata. Esta posibilidad solo puede ser investigada por la Justicia, ya que la firma no cuenta con potestad sobre las aguas del Río de la Plata de donde se abastece la planta San Martín hace más de un siglo.

El proceso de potabilización en la Planta San Martín en Palermo Crédito: Gentileza Aysa

San Martín: la planta que abastece de agua a 6 millones de personas

Las amplias piletas que se ven desde la avenida Figueroa Alcorta antes de llegar a calle La Pampa son un escenario corriente para los que transitan a diario esa zona de Buenos Aires. Lo que pocos conocen es lo que no se ve: los once reservorios que corren en la parte subterránea de la Planta Potabilizadora General San Martín de Palermo y que forman parte del circuito por el cual millones de personas tienen acceso al agua potable.

El agua potable que de allí se obtiene es distribuida a más de 6 millones de personas que viven en la ciudad de Buenos Aires y en los partidos de Tigre, San Fernando, San Isidro, Vicente López, San Martín, Tres de Febrero, Morón, Ituzaingó, Hurlingham y una parte de La Matanza, en el conurbano bonaerense.

Fuente: La Nación