Biodiversidad

Biodiversidad

Para evitar las pandemias se necesita controlar el tráfico de especies

Por Martín Carrevedo
Carina Righi es la Directora Ejecutiva de la Sociedad de Conservación de Vida Silvestre (WCS) y nos explica la incidencia del tráfico de especies silvestres respecto a la propagación del Corona virus como de otras pandemias sufridas en el pasado.

 

The Wildlife Conservation Society (WCS) es una ONG internacional que este año celebró el 26 de Abril su 125 º aniversario de vida, con sede en nuestro país en la Patagonia y sede central en el Zoológico del Bronx de la ciudad de Nueva York,  tiene como objetivo conservar los lugares silvestres más grandes del mundo en 14 regiones prioritarias. Fundada en 1895 como la Sociedad Zoológica de Nueva York (NYZS), la organización está dirigida por el presidente y CEO Cristián Samper.

En nuestro país WCS es dirigida por Carina Righi, su labor es fortalecer y expandir el trabajo y legado de conservación de fauna y hábitats naturales en el país. Ella es licenciada en ciencias biológicas de la Universidad de Buenos Aires con orientación en ecología y cuenta con una Maestría en gestión y conservación de espacios naturales.

Carina Righi, Directora Ejecutiva de WCS en Argentina.

Carina posee más de dos décadas de experiencia en múltiples aspectos de conservación y manejo de recursos naturales en el país, en colaboración con diversos actores del mundo público, privado, y con organizaciones de la Sociedad Civil. Se desempeñó como Coordinadora del Comité de Conservación de la Asociación Latinoamericana de Zoológicos y Acuarios, Miembro del Comité de Conservación de la Asociación Americana de Zoológicos y Acuarios y Comité de Conservación y Sustentabilidad de la Asociación Mundial de Zoológicos y Acuarios. Fue miembro de la Comisión Directiva de la Red Argentina de Reservas Naturales Privadas y miembro del Grupo Directivo del Foro para la Conservación del Mar Patagónico y Zonas de influencia. También se desempeñó como docente de la Universidad de Belgrano, Argentina. Durante los últimos 11 años, Carina dirigió el Departamento de Conservación de la Fundación Temaiken, donde trabajó con miembros de la institución y colaboradores para avanzar estrategias de conservación ex situ, incluyendo la recuperación de individuos de especies amenazadas, y vincularlas con iniciativas de conservación in situ, en sus hábitats naturales dentro del país.

 

 

Ella afirma que Argentina pertenece al continente más megadiverso del planeta y es uno de los países con mayor variedad de ecoregiones del mundo; sin embargo, su diversidad biológica ha disminuido debido a la rápida reducción de las áreas naturales en el país y la región. WCS concentra sus esfuerzos de conservación en extensos hábitats aun silvestres, con gran cantidad de especies y abundantes poblaciones.

También menciona que el tráfico y la caza de especies silvestres, la destrucción de hábitat y el cambio climático son tres de las grandes causas que han provocado una enorme pérdida de biodiversidad a escala global.

 

¿Puede relacionarse la aparición de este actual brote de coronavirus con estas amenazas a la biodiversidad?

La zoonosis comprende a las enfermedades infecciosas transmisibles en condiciones naturales, entre los animales vertebrados y el hombre

No sólo eso, WCS trabaja hace años con respecto al tema salud, haciendo hincapié en el “mal vínculo” que existe entre los seres humanos y las demás especies animales, esto se demuestra hoy en día con el Covid-19. Este mal uso de la fauna, el tráfico ilegal, es el detonante de las pandemias que vienen aquejando al planeta en las últimas décadas a través de las enfermedades de animales que infectan a los humanos, las famosas zoonosis -como se conoce a la transmisión de enfermedades de animales a humanos- que lamentablemente han generado epidemias que han causado estragos existenciales, económicos y sociales a extensas comunidades. Desde la llamada influenza española, pasando por las más modernas epidemias como el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), las gripes aviar y porcina, hasta la actual pandemia de coronavirus, todas tienen un origen común: un virus exclusivo de poblaciones animales que muta, invade un humano y de ahí se propaga como patógeno nuevo humano.

 

 

 

Es normal que los animales se inmunosuprimen al estar encerrados y luego contraigan enfermedades.

A lo largo de la historia y particularmente en las últimas décadas ha habido muchas más infecciones que han saltado de animales a humanos. Estas incluyen la gripe aviar y el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente o MERS (otra cepa de coronavirus). Pero la transmisión de enfermedades por contacto con los animales no se limita a la mutación viral. Pueden ser por picaduras o mordeduras que transmiten directamente a los humanos virus o bacterias malignas, también por ingerir alimentos o agua contaminada con parásitos.

Muchas veces los animales al estar encerrados en jaulas en los mercados locales donde se consume su carne, como ocurre en muchas culturas asiáticas, contraen enfermedades como el estrés, luego se inmunosuprimen y enferman posibilitando las transmisiones. Luego el ser humano que comió esa carne comprada contrae la enfermedad o simplemente al manipularlos, de aquí la teoría del mercado en la ciudad China de Wuhan como origen del brote de Covid-19.

 

 

 

Mercado asiático de consumo de carne silvestre.

En países de Oriente se consume mucha carne de fauna silvestre, inclusive animales vivos. El gran problema es la condición sanitaria donde están alojados los animales.

 

 

 

 

 

 

 

¿Cuáles son los números del tráfico ilegal de fauna en Argentina?

Imagen de yaguareté, gentileza Red Yaguareté.

Nuestro país también exporta ilegalmente su fauna principalmente a Asia, por ejemplo el yaguareté es utilizado en aquél mercado por sus uñas, piel, testículos, etc. Tengamos en cuenta que el tráfico ilegal de especies silvestres es el tercer mercado mundial de tráfico luego del de armas y de drogas. Pero su vez estos mercados están intrínsecamente relacionados, por ejemplo se usan a los animales para transportar drogas en su interior.

 

 

 

 

Los cazadores locales son el primer y más frágil eslabón de la cadena de tráfico ilegal de fauna.

En el mundo se calcula que se mueven unos U$D 200.000.000 de dinero ilícito por el tráfico ilegal de fauna, las mafias son parte de eso y esto mismo genera que los países más necesitados económicamente o en vías de desarrollo necesiten subsistir y caigan en estas redes entramadas de negocios espurios. En Argentina el 60% de los animales capturados son aves, debido a su gran belleza más de 100 especies de aves caen en las trampas de los cazadores, 20 especies de reptiles y 15 de mamíferos, todos afectados por el tráfico de fauna. De todas ellas, unas 20 especies entran en una categoría de amenazada. En una feria callejera de la Ciudad de Buenos Aires se ha llegado a observar en un mismo día la venta ilegal de 700 individuos de aves silvestres, todos datos alarmantes de esta realidad en la que nuestro país no es la excepción. La región sudamericana debido a su alto nivel de biodiversidad es un gran exportador de especies silvestres que viajan al continente asiático para consumo de carne, mascotismo y también el uso de subproductos como por ejemplo astas de ciervos. Pero no solo la fauna es la que sufre, la flora también se exporta ilegalmente.

 

¿Crees que todas las personas que tienen animales silvestres de mascotas son conscientes de eso?

Creo que no, muchas personas compran animales silvestres sin conocer bien qué están adquiriendo o llevándose a su hogar, aunque eso igualmente afecta a los tucanes, el loro hablador, la tortuga de tierra, entre otras especies. No ocurre lo  mismo con los grandes mamíferos, los cuales se los caza por su carne o por el trofeo de la cornamenta y por ende no se los suele ofrecer en los mercados ilegales para mascota.

 

¿Quiénes sí consumen esos trofeos tan preciados?

Alguien que encuentra satisfactorio matar una jirafa como trofeo.

Los que sí consumen estos grandes mamíferos para tenerlos en jardines zoológicos privados o sus subproductos, como los cuernos de rinocerontes, son personas con gran poder adquisitivo y millonarios. El valor del kilogramo de cuerno de rinoceronte es más valioso que el kilogramo de oro actualmente, aunque no lo puedan creer, por eso es tan codiciado. Con la pesca sucede lo mismo, los que pescan por la carne o capturan al animal vivo en el mar para venderlo como mascota suelen ser personas desesperadas económicamente o de bajos recursos, la parte más débil de esta cadena que trabajan para que ese animal o su carne llegue a las mesas y jardines de muchas personas acaudaladas.

 

 

¿Cómo controlan las autoridades este flagelo?

Se requiere de mucho recurso humano, educación, etc. Por ejemplo Argentina es un país muy grande  donde es difícil controlar tantos kilómetros de fronteras y muchas veces las capacidades del personal de control no son las más aptas, inclusive no saben controlar los permisos en algunos casos por ejemplo. Por otro lado en muchas zonas de frontera la señal de internet es nula y el personal no puede constatar qué animal está controlando, algo que sería de ayuda si todo el territorio nacional estuviera conectado a una red segura de internet, los recursos son muy escasos.

Pero hay que seguir mejorando las leyes, articular con los países limítrofes y los países que reciben nuestra fauna en otros continentes. Son necesarios proyectos a nivel regional y mundial para combatir este negocio ilegal, fronteras adentro también.

 

¿En Argentina se consume y trafica mucho internamente? ¿Cómo es esa cadena interna?

Pumas enjaulados para la venta ilegal.

Hay un mercado entre provincias y hay problemas al ser un país Federal con provincias que tienen sus propias leyes, la legislación de cada provincia atenta contra la comunicación entre el Gobierno central y cada una de ellas. Esto genera que haya estadísticas inexactas, en cada provincia hay caza, para consumir productos como las plumas de las aves, cueros de reptiles, mascotismo, etc.

Tampoco tenemos penalidades severas, tanto la caza y el tráfico ilegales excarcelable, son multas insignificantes, casi ridículas. El cazador humilde suele ser el primer eslabón de la cadena que sigue hasta llegar al último que es el adinerado, al que no le llegan las multas.

 

 

¿Respecto al mascotismo contanos cuáles son las especies más comunes en el tráfico de nuestro país?

El mascotismo es el principal negocio de caza en Argentina, principalmente aves y reptiles.

Por ejemplo antiguamente era muy común el loro hablador en muchísimos hogares, el gran problema que existía y aún existe es el desconocimiento por parte de las personas y la falta de divulgación de los que sí conocen, como las ONG naturalistas por ejemplo.

Típica imagen de aves enjauladas en ferias ilegales.

Muchas veces a las personas les da lástima un animalito que ven en una jaula o pecera en una feria o en una ruta, pera “ayudarlo” lo compran y se lo llevan. Al comprarle ese animal al chico que me lo vendió en una ruta del Norte del país lo que menos hago es ayudarlo, perjudico a la especie animal y al chico, que debería estar estudiando en una escuela en vez de ser parte de esa red comercial ilegal.

Otro problema que genera el mascotismo son los meramente de contacto con el animal en el hogar una vez que lo compraron, los animales muchas veces son vendidos en edad juvenil y luego al crecer en edad y tamaño se vuelven agresivos, principalmente los machos y las hembras receptivas en la época de celo también pueden ser molestas. Por otro lado al comprar un animal que desconocen no saben que tienen a su cuidado, hay casos de personas que han comprar cachorros de aguara guazú en rutas o ferias y al crecer el animal y darse cuenta que no era un perro no saben qué hacer.

 

¿Qué hago si alguien tiene, por ejemplo, un lagarto overo de mascota y quiero denunciarlo?

Hay que llamar a la dirección de fauna de la Nación, o las de provincia, inclusive muchos municipios tienen su propia dirección de fauna para hacerse cargo de estos casos, hay que dejar que ellos actúen, uno no debe meterse porque pueden acarrear problemas entre el dueño de ese animal silvestre y el denunciante.

Las denuncias pueden ser anónimas, sí debe ser muy explícita la descripción del animal que se denuncia su probable tenencia ilegal, lo mismo ocurre con las ferias ilegales donde venden todo tipo de animales silvestres, un simple llamado anónimo puede salvar a muchos animales.

¿Qué hay que tener en cuenta si quiero tener un animal silvestre de mascota?

Lo más importante es la consciencia de para qué quiero tener un animal silvestre de mascota, por el bienestar del animal y el de las personas.  Hay especies exóticas que su comercialización en Argentina es legal, es el caso del pavo real, no es una especie protegida. Pero inclusive las aves son grandes transmisoras de enfermedades, se inmunosuprimen y captan enfermedades que pueden contagiar a la familia que la tiene de mascota.

Asesorarse bien es el mejor activismo que hay, por ejemplo es ilegal la tenencia de la tortuga terrestre argentina tanto como de las exóticas.

 

¿Cómo se procede con la fauna respecto a los actuales incendios que se ven en el Delta?

Más allá de la capacidad de resiliencia de la fauna, cuando el desastre natural  generado por el ser humano  es tan grande vamos a tener grandes pérdidas en cuanto a la biodiversidad.

Tordo amarillo, una especie que lucha por no desaparecer, entre todos podemos salvarla.

Hoy en día el Covid-19 y sus consecuencias deben servir para entender muchas cosas, por ejemplo al observar  que los animales vuelven a moverse tranquilamente por terrenos donde antes fueron corridos por el avance del hombre y su actividad. La conexión que tenemos que tener con las demás especies animales debe recomponerse y este problema global de la pandemia, como el de los incendios tanto en el Delta como lo ocurrido en Australia y otros lugares, tiene que ser el mejor punto de partida.