ONGs argentinas

ONGs argentinas

¿Qué nos dicen las aves?

Por Angeles Rempel

En nuestro país se encuentra concentrado el 10% de la biodiversidad mundial de aves. Juan José Bonnano nos explica el ABC para iniciarnos en su observación y disfrutarlas en libertad

 

Caro Diotti entrevista a Juanjo Bonnano en el Ciclo de charlas Ambientales de @Conexionanimalnet

No hay ONG más antigua en nuestro país que Aves Argentinas. Con el nombre de Asociación Ornitológica del Plata nació hace más de 100 años con un perfil exclusivamente científico, identificando y caracterizando aves. Con el tiempo redireccionó sus acciones hacia la conservación no sólo de estos increíbles animales, sino también de sus ambientes naturales.

Muchos afirman que no se puede amar y cuidar de aquello que no se conoce. La observación de aves en libertad es una de las principales herramientas que la ONG ha trabajado para acercar a los humanos a la naturaleza. Juan José Bonnano es coordinador de los Clubes de Observadores de Aves (COA) que hay en el país, donde todos los amantes o interesados en la observación pueden acercarse. “Es una actividad que puede ser 100% lúdica, aunque también puede darse un pasito más para es reconocer a la especie. Y ¿por qué las aves? Es uno de los conjuntos de animales que están presente en casi todos los ambientes. Observarlas es algo muy sencillo y mientras mantengamos ciertas conductas nuestro impacto es nulo.”

“Conectarse con la naturaleza a través de esta actividad es saludable. Hay muchísima gente que cuando se va de viaje no se va pensando en el shopping o en la playa que va a visitar, sino en las nuevas aves que tal vez puede sumar a sus aves avistadas o conocidas”. Para Juanjo el turismo sustentable de naturaleza será uno de los grandes motores para la nueva normalidad que se viene.

Cómo iniciarse en la observación de Aves

Para comenzar deben tomarse en cuenta ciertos materiales necesarios para la salida. Juanjo recomienda “lo primordial es tengas la paciencia de esperar para poder encontrarlas”. Luego no son necesarias muchas cosas más: binoculares o cámara y una guía bajo el brazo son suficientes.

Guía de identificación “Aves de Argentina y Uruguay” de Tito Narosky y Darío Yzurieta

La guía de identificación más elegida y completa es “Aves de Argentina y Uruguay” de Tito Narosky y Darío Yzurieta: “es hermosa, gastarla, usarla, ensuciarla. Pero también se pueden elegir otras puntuales de las regiones por donde vamos a observar”. Otro recurso más que válido son las nuevas aplicaciones para celulares. La de Aves Argentinas es gratuita y funciona para salir al campo. Se puede ir filtrando especies por categorías para reconocer algún ejemplar observado o directamente colocar el nombre si ya sabés lo que buscás. La App brinda información, fotos y audios con los cantos de las distintas aves, aunque todavía no cuenta con todas las especies.

Tengo la guía, tengo los binoculares ¿y ahora…?

Una vez que se toma la decisión de salir a campo hay ciertas cosas que Juanjo nos recomienda contemplar. En primer lugar, el horario resulta importante “Existen tres grandes momentos: el amanecer, el atardecer, y ni bien termina de llover. Esos ratos son los de mayor actividad y los vamos a ver haciendo algo interesante”. Luego la atención recae en el observador “hay que moverse de manera sigilosa para ir buscando ese encuentro con la naturaleza”. En cuanto a la vestimenta los colores no parecen ser una gran limitante. Lo importantes es que sea ropa cómoda y fresca para poder disfrutar al máximo. El lugar puede variar, pero en todos vamos a encontrar alguna especie para observar: “Incluso en las ciudades, no hace falta irse. Hay que valorizar lo que tenemos en nuestro lugar”.

Juanjo nos comenta que hay que hacerse del ojo observador para saber qué características mirar y qué comentar para identificar la especie: “En la Escuela Argentina de Naturalistas hay cursos que pueden ayudar, pero de quién más vas a aprender es de tus compañeros de ruta. El consejo es acercarte a un COA. Siempre va a haber alguien que sabe más para aprender, y alguien que sabe menos para enseñarle”.

Hay muchas características bellas que poseen las aves. Pero saber qué mirar resulta relevante a la hora de identificar la especie. Juanjo nos comparte un error muy frecuente: “Uno siempre intenta ver el tamaño y en realidad es lo más engañoso del mundo. Es muy difícil a campo saberlo para identificar porque se torna muy relativo. Algo que para mi es grande, para otro no”.

Sin embargo, hay otros aspectos que sí pueden servirnos y nunca viene mal tener un anotador cerca donde se pueda realizar algún croquis:

  • Pico: hay que considerar su tamaño, medido en relación al cuerpo y su forma íntimamente relacionado con su alimentación “Si es cónico y cortito seguramente come semillas, finito y largo debe comer insectos.”
  • Plumaje: hay que prestar atención a los colores y en qué parte del cuerpo se encuentran “No es lo mismo un ave con ceja blanca que corona blanca. Esas sutilezas son muy importantes para su identificación.”
  • Desplazamiento: su forma de moverse dice mucho “no es lo mismo que el ave se encuentre “perchada” en un lugar, que si camina o si vuela, da vueltitas y regresa al mismo lugar”.
  • Canto: este aspecto puede estar reservado para algunos oídos más entrenados, pero resulta esencial en especies “que a menos que las escuches cantar no las podés distinguir. O también si estamos en un ambiente cerrado”

¿Qué nos dicen las Aves?

La particularidad de este grupo de animales es que nos hablan de la salud de los ambientes. Juanjo describe cómo los pastizales fueron uno de los ecosistemas más afectados y modificados de nuestro país y especies que antes podían observarse tranquilamente en Buenos Aires hoy se encuentran recluidas en pequeños sectores de Formosa y Corrientes.

El yetepá de collar (Alectrurus risora) necesita de los pastizales para poder vivir.

Otro caso emblemático del noreste de Buenos Aires es el del tachurí coludo (Culicivora caudacuta). Esta especie depende del ambiente de humedal y hoy en día hemos tapado y secado esos ecosistemas para instalar las grandes ciudades donde vivimos. Si el ecosistema se modifica la ausencia de ciertas aves demuestra los impactos provocados por la actividad humana. Los problemas ambientales están estrechamente asociados a los sociales.

“Las aves también nos hablan de una cultura regional. Siempre fueron uno de los seres vivos más cercanos al ser humano ya que siempre las podemos ver, hay una gran cercanía con nosotros. Sin embargo, notamos que por nuestra educación muchos chicos hoy en día conocen a los animales de otros lados. Cuando nos toca peguntar saben del tigre, del león…” confiesa Juanjo. En la entrevista comenta el caso paradigmático del Macá tobiano (Podiceps gallardoi) en la provincia de Santa Cruz. Por más de que hace años el ave fue declarado Monumento Natural Provincial “los lugareños no lo abrazan al macá, el animal más identificado es la oveja o el caballo arraigado a la cultura humana, pero no a la historia natural.”

A lo largo de la charla fue posible descubrir el maravilloso mundo de las aves y la estrecha conexión que ellas poseen con nuestra especie. Ahora bien ¿qué pasa si estas especies en peligro desaparecen? Juanjo describe su sentir en palabras de un grande: “Claudio Bertonatti, siempre dice que cada vez que se extingue una especie somos un mundo un poco más pobre.”

«Lo importante es salir, animarse, contactarse con un COA y disfrutar»