Biodiversidad

Biodiversidad

Esteros del Iberá: una oportunidad para la vida silvestre

Por Angeles Rempel

La Fundación Rewilding Argentina trabaja en la reintroducción de fauna silvestre en la provincia de Corrientes. Magalí Longo nos cuenta qué implica este proceso de reinserción

Carolina Diotti conversa en vivo con Magalí Longo en el Ciclo de charlas Ambientales de Conexionanimalnet

Amanece en la isla San Alonso en los Esteros del Iberá y el equipo de Rewilding Argentina se prepara para salir a campo. «Nunca hay un día igual en los esteros, siempre tenemos que estar preparados para enfrentar nuevos esafíos» nos comenta Magalí Longo en la entrevista transmitida en vivo por Instagram TV perteneciente al Ciclo de Charlas Ambientales. Ella coordina el proyecto de reintroducción de Yaguareté, además de otros proyectos como el del oso hormiguero gigante, pecarí de collar y nutria gigante.

La reintroducción de especies amenazadas no es una tarea sencilla. Magalí nos explica que es un proceso muy largo que requiere del trabajo de números integrantes del equipo. En primer lugar, se requieren los individuos. Estos pueden llegar de otros centros de rescate del país, o incluso del mundo, cómo es el caso de los primeros ejemplares de nutria gigante provenientes de Europa.

Estos animales permanecen en cuarentena por períodos de tiempo que varían según la especie. Durante su proceso de aclimatación, los animales son alimentados con frutos nativos de la región que tranquilamente podrían encontrar en estado silvestre. La idea es poder evaluar el comportamiento de los recién llegados para saber si sobrevivirán una vez liberados. De esta forma se seleccionan aquellos individuos que se encuentran aptos para regresar a su hábitat silvestre.

 

El caso del Yaguareté

Este imponente felino, depredador tope en la cadena trófica de los sistemas, no se veía libre en Corrientes desde hace ya 40 años. Gracias al trabajo conjunto con el gobierno provincial, nacional y las comunidades locales, el proyecto ya se encuentra en su etapa de liberación.

Magalí Longo en el Centro de Monitoreo de Yaguareté

Más de 20 años de trabajo fueron requeridos para alcanzar este momento. Fue necesario un estudio exhaustivo del ecosistema, contemplando el componente social: luego de numerosas encuestas los resultados expresaron un gran apoyo de la comunidad para que el yaguareté regresara a la provincia. Así fue construido el Centro de Reintroducción de Yaguareté en 2015 y fueron llegando los individuos reproductores. Tobuna fue la primera hembra en llegar seguida del macho Nahuel. Ya para 2017 se sumaban tres más. Una de ellas, Tania fue la madre de los dos primeros grandes felinos nacidos en San Alonso llamados Aramí y Mbareté.

Magalí nos comenta que ambos cachorros fueron educados por Tania y se intentó tener el menor contacto posible con ellos. Para ello es imprescindible un trabajo de monitoreo por cámaras: “paso muchas horas del día observándolos desde el centro de monitoreo” confiesa.

Hoy día ya se encuentran en los corrales de presuelta especialmente diseñados para que se asemejen lo más posible al ambiente natural. En ellos viven, cazan por sus propios medios y son estudiados. Una vez que sean liberados se continuará el monitoreo a través de collares con transmisión GPS para medir la efectividad del proyecto. Con mucho entusiasmo Magalí comenta que no falta mucho tiempo, aunque la fecha aún no es precisa.

El Centro de Reintroducción de Yaguareté de Fundación Rewilding Argentina

Otros casos de reintroducción

La cuarentena de un oso hormiguero gigante puede durar un año

Cada especie tiene sus particularidades, las cuales deben ser contempladas con minuciosidad. El proyecto de nutria gigante recién se encuentra en sus primeras fases con la llegada de la primera pareja reproductora desde un zoológico europeo. Magalí explica “ellos son seres sociales así que se pretende armar dos grupos familiares para poder liberar”. En cambio, el proyecto de oso hormiguero gigante ya se encuentra en etapa poblacional con varios años de experiencia.

“Hoy en día ya hay 700.000 hectáreas de ambiente natural contempladas bajo el parque provincial y nacional. Este sitio tiene la particularidad de poder avistar fauna en libertad de forma muy fácil. El recurso paisajístico es increíble” explica Magalí. Es por ello, que el ecoturismo se ha convertido en una de las principales fuentes de ingreso en la zona. El trabajo que lleva Fundación Rewilding  ha puesto en valor un ecosistema rico en biodiversidad, del cual los argentinos debemos estar orgullosos.