Te presentamos a la culebrita o lombriz ciega

La culebrilla ciega (Blanus cinereus) es una especie exclusiva de la Península Ibérica, España, aunque por motivos desconocidos, posiblemente como ocurre con muchas especies, el ser humano al viajar traslada especies foráneas a otros continentes consciente o inconscientemente, el hecho es que este animalito que vemos en el video fué encontrado en Argentina.

A pesar de su nombre y de su aspecto, no es una culebra, ni siquiera una culebrita, sino más bien algo parecido a un lagarto sin patas adaptado a la vida subterránea. Raramente sale al exterior, lo que hace que la especie tenga una baja detectabilidad y sea difícil saber cual es su abundancia y distribución reales.

Consiguen regular su temperatura por tigmotermia, es decir, absorbiendo el calor por contacto directo de suelo y colocándose debajo de las piedras calentadas por el sol.

Bajo tierra, en la oscuridad de las galerías que excava, caza a sus presas mediante el olfato. Sus ojos se han atrofiado y su visión es vestigial.

Posee el cuerpo cubierto de placas rectangulares formando anillos, y no pocas personas creerían estar ante una lombriz de tierra, dado su aspecto general y su modo de vida.

Es una especie ovípara, poniendo las hembras en primavera uno o dos huevos alargados que abandonan en el suelo o bajo algún tronco en descomposición.

Y por supuesto, son absolutamente inofensivas. En muchas regiones, la gente de campo afirma que son muy venenosas. Bueno, pues no. Aunque es cierto que al agarrarlas pueden morder, su diminuta boca armada de minúsculos dientes, apenas tiene fuerza para hacer una ligera presión en la piel. Y por supuesto no tienen veneno de ningún tipo.