Biodiversidad

Biodiversidad

Al rescate de la mojarra desnuda: así trabajan para evitar su extinción

La mojarra desnuda es un pez pequeño de cuerpo robusto, los mayores ejemplares observados rondan los 10 cm de longitud. La coloración es verde musgo con reflejos dorados.

 

 

 

 

 

Vive en cardúmenes de cientos de ejemplares que nadan activamente contra la corriente mientras mordisquean las rocas arrancando algas incrustadas. Los juveniles aun conservan las escamas, mientras que en el adulto son reabsorbidas.
En su estadío juvenil (que aún presenta escamas) se alimenta de insectos pequeños, como larvas de mosquitos.

 

 

 

 

Habita en el paraje Chipauquil , ubicado en el borde norte de la Meseta de Somuncurá, Río Negro. Allí, de varias vertientes surgen manantiales cálidos y cristalinos de aguas termales que dan origen al arroyo Valcheta .

 Sus aguas emergen entre rocas volcánicas a 26 grados y poco a poco se van enfriando. La mojarra desnuda se encuentra asociada a las nacientes cálidas y en tramos de arroyo hasta los 17 grados aproximadamente.

 


Se trata del único pez endémico de la Patagonia árida, y vive en un área muy reducida en la cabecera del arroyo Valcheta, en el Área Natural Protegida Meseta de Somuncurá. La introducción de peces exóticos  como salmónidos allá por 1930 ha sido muy grave en ambientes que han estado históricamente aislados por barreras geográficas, como en este caso, esto generó aislamiento de sus poblaciones. Por el año 2012, un grupo de técnicos de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la provincia junto a investigadores del CONICET, comenzaron a realizar monitoreos en el área para conocer el estado de las poblaciones de la mojarra y se encontraron con la mojarra plateada, con certeza un potente competidor foráneo, adaptable, de gran capacidad reproductiva y que posiblemente prede sobre los huevos y larvas de la mojarra desnuda.

 

 

Durante los censos subacuáticos fueron observadas grandes densidades de mojarra plateada, la situación se agravó cuando se detectó mortandad de ambas mojarras, producto de un parásito de peces habitualmente hallado en la mojarra plateada. Las primeras medidas de conservación fueron asegurar la protección de aquellos sitios en los que la mojarra desnuda no comparte el hábitat con los peces exóticos, por medio de la reducción de otras amenazas actuando en esos sectores, como lo es el pisoteo excesivo del ganado. El segundo paso consiste en ganar hábitat para la mojarra desnuda y también para la rana del Valcheta, para lo cual se comenzó con la delimitación de Unidades de Manejo de peces exóticos, reforzando y dando más altura a pequeños saltos preexistentes en el arroyo para impedir el avance de los invasores desde aguas abajo. En estos pequeños y aislados tramos de arroyo se están poniendo a prueba distintos métodos de remoción de peces a fin de conseguir aquellos más efectivos para alcanzar la erradicación, al menos en esos tramos.

Dar a conocer la problemática y las acciones que están siendo desarrolladas en el arroyo es algo fundamental, no solo para prevenir futuras siembras de peces, si no también para permitir la sustentabilidad a largo plazo de este proyecto mediante el apoyo social y la toma de conciencia.