Biodiversidad

Biodiversidad

El humo que azota a Rosario

Ayer aparecieron fotos de Rosario lleno de humo y muchos salieron a pedir una #LeyDeHumedalesYa ¿Qué tiene que ver el humo con los humedales?

Los incendios para la producción

Seguro muchos ni nos acordemos, pero algo parecido ya lo vivimos en 2008 en CABA. Estos incendios venían del Delta del Paraná medio -Entre Ríos y el norte de Buenos Aires-. ¿Por qué incendios en los humedales?

Los incendios se usan para “limpiar” el terreno. Es una práctica típica que se hace previa a la plantación de cultivos extensivos (en el caso de Entre Ríos, soja) o para plantar pasturas y luego hacer ganadería. Esto se da a lo largo de todo el Delta del Paraná, pero fundamentalmente en las zonas media y alta. Cabe destacar que otras producciones, incluso de pequeñas familias productoras, también usan esta técnica.

Estos eventos aparecen en los medios cuando el humo o las cenizas llegan a zonas urbanos. A pesar de las prohibiciones y las regulaciones que hay, es una práctica muy extendida que pone en peligro a productores, flora, fauna y afecta propiedades del suelo.

A su vez, también afectan la provisión de bienes y servicios ecosistémicos. Algunos de estos son claves para el desarrollo de nuestra vida, como son la amortiguación de inundaciones, la absorción de carbono y la provisión de alimentos para la gente que lo habita.

Esta no es la única afección sobre los humedales. Hay minería en los salares de altura, turberas en Tierra del Fuego y avance de la frontera del agronegocio y los megaemprendimientos urbanos en el Delta. Los humedales son casi un cuarto de nuestro país y no están protegidos.

Por todo esto, necesitamos una #LeyDeHumedalesYa que establezca los pisos mínimos para generar un acuerdo de cómo se debería producir y habitar en los humedales. ¿Esto quiere decir prohibir el fuego? Puede ser, lo que es seguro es que las regulaciones tienen que ser mucho más fuertes para que estos no se descontrolen y afecten tanto el ecosistema como la salud de los habitantes cercanos.

¿Pero que pasó con los proyectos presentados?

Hubo muchos, pero se destacan dos: Uno en 2013 que se aprobó por unanimidad en Senado, y otro en 2016 presentado por Pino Solanas que también se aprobó en el Senado

Son proyectos muy similares, y tuvieron un destino similar: los dos quedaron cajoneados en Diputados. El primero pasó sin discusión en Senado y en las comisiones homólogas de Diputados ni se trató

El segundo tuvo mayor discusión, se modificaron varios puntos (como sacar los salares de altura de la discusión) y tuve la férrea oposición del Senador De Angeli ya que “afectaba la producción”. Luego de varias negociaciones, pasa y se cajonea nuevamente en Diputados

En este caso hubo mayor presión y fue pasando por algunas comisiones, pero nunca se trato en plenario. Fundamentalmente la agenda electoral de 2019 tapó estas discusiones y el proyecto nuevamente perdió estado parlamentario. Hoy, no hay ningún proyecto vigente en el Congreso

El escenario actual es muy distinto. Otra vez, un incendio, pone a los humedales en agenda. Pero también, hay un ambientalismo mucho más presente y organizado. A su vez, la discusión del segundo proyecto acercó mucho las posiciones entre el sector del agro y el conservacionismo

A esto se le suma la definición del ministro de ambiente, Juan Cabandié, de impulsar el proyecto, junto al reconocimiento del ministro de agricultura, Luis Basterra (previo opositor de la ley) de la importancia de la cuestión ambiental en la producción agropecuaria. La provisión de servicios ecosistémicos es estratégica y conservarlos tamb es una necesidad para poder construir nuevas formas de habitar el campo y la ciudad. Hoy tenemos la oportunidad para avanzar en desarrollar pisos mínimos para la protección de humedales, establecer buenas prácticas de producción agropecuaria y frenar el avance de los emprendimientos inmobiliarios.

Fuente: Portal de Noticias La Vuelta al Mundo