Areas protegidas

Areas protegidas

Áreas protegidas urbanas, el gran oasis de diversidad en las urbes.

Por Martín Carrevedo
Para conservar ambientes autóctonos en las áreas naturales protegidas urbanas, se llevan a cabo acciones de mantenimiento y concientización, que contribuyen a preservar los recursos naturales, el hábitat y su infraestructura.

 

 

Mapa de la reserva en el sector Este de la Ciudad, sobre el Río de la Plata

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires existe un gran pulmón verde de 350 hectáreas, es la Reserva Ecológica Costanera Sur, uno de los paseos preferidos para caminar, andar en bicicleta, trotar, hacer senderismo o pasar el día en familia durante el fin de semana. La importancia de conservar y mantener un área de este tipo recae sobre los hombros de profesionales comprometidos que no solo deben realizar una tarea determinada si no que quizás su mayor valor sea el crear conciencia sobre el respeto que debemos tener sobre estos ambientes naturales de sumo valor ecológico y ambiental.

 

 

 

 

Vamos a conocer a dos de sus componentes humanos fundamentales, la Licenciada Milena de Benito (M) y el Guardaparque Rodrigo Ponce (R).

 

      Milena y Rodrigo realizando un recorrido por la Reserva

¿Cuál es su nombre, edad, educación formal y título alcanzado?

M: Milena De Benito, 34 años, Licenciada en Ciencias Biológicas y en proceso de Maestría en Conservación de la Biodiversidad.

R: Rodrigo David Ponce, 39, Guardaparque provincial.

 

¿Tienen hijos, pareja, cómo está compuesta la familia?

M: Familia directa compuesta por padre, madre y hermano.

R: Si, mi pareja se llama Claudia Lauri, llevamos 6 años en pareja y conformamos nuestra familia con hijas e hijos de otras especies.. Fiona, Loba, Tony y Rankul.

 

 

¿Cómo sería un día laboral en la vida de Rodrigo D. Ponce? ¿Cómo es combinado con la familia y que balance logra entre distintos ejes de la vida?

M: Trabajar hasta las 17 horas aproximadamente, luego realizar actividad física o practicar bajo. Los fines de semana ver a la familia y/o amigos.

R: Mi día laboral comienza con un viaje en bicicleta de 9km por la costa de nuestro querido riachuelo hasta llegar a puerto madero y de ahí hasta el ingreso a la Reserva.

Al tomar el turno chequeamos nuestro equipo para realizar los monitoreos, rechequeamos mail o pedidos con respecto a visitas de medios de prensa o bien visitas de autoridades gubernamentales. Recorremos entre 5 y 6 km en cada monitoreo que dura aproximadamente 5hs. Por ultimo al regresar a la oficina nos disponemos a enviar un informe detallado con fotos al Gerente de la reserva Licenciado Germán Ausina, que de más está decir agradezco su confianza y apoyo en nuestro desempeño.

La combinación con la familia es muy amena y gratificante ya que con Claudia nos conocimos en la Reserva y compartimos el mismo espíritu por la conservación, la educación ambiental y por sobre todo nuestras emociones hacia la vida natural.

Tengo un buen ejemplo para compartirte con respecto a ejes de la vida y fue cuando ocurrió el último lamentable incendio de la reserva (Enero) en el cual Claudia se ofreció nuevamente como voluntaria y estuvo junto a nosotros y los bomberos colaborando hasta el anochecer, te puedo confirmar que la reserva atraviesa un eje muy importante en ambas vidas y mi balance se resume en nuestro valor de agradecimiento a toda la vida natural que nos ofrece un lugar como este y que ambos reconocemos siempre desde nuestro valor supremo, el emocional.

 

¿Cómo distribuyen los tiempos y responsabilidades en la familia?

M: Si no existiera la cuarentena, mis tiempos y los momentos de encuentro con amigos o familia se concentrarían en el fin de semana.

R: Claudia por el momento se dedica a trabajar en tareas que competen a toda la diversa familia y yo cumplo con los horarios hasta la media tarde con la Reserva, pero cuando estamos juntos repartimos tareas de cocina, compra del mes y tareas de arreglos generales de diferentes cosas.

 

Respecto a lo laboral:

¿Cuál es su puesto de trabajo?

M: Bióloga en el Área de Conservación y Manejo de los RRNN de la RECS (Reserva Ecológica Costanera Sur).

R: Guardaparque, desde Julio de 2019, como Coordinador del Centro de Interpretación Ambiental.

 

¿Cómo son las condiciones de trabajo y su organización o dependencia?

M: Planta permanente. Trabajo distribuido entre oficina y a campo.

R: Pertenezco a la planta transitoria pública de la Ciudad de Buenos Aires, al sector de Transporte y estoy en estado de concesión en la Reserva Ecológica Costanera Sur que pertenece a la Dirección de Áreas de Conservación, Secretaria de Ambiente hasta el mes de Agosto de 2020, Luego será decisión de ambas partes y por ultimo mía, donde continúe.

 

¿Cómo se llama su ocupación o puesto de trabajo actual?

M: Investigador.

Medidas sanitarias que deben seguir en la situación actual de pandemia

R: Actualmente, además de Guardaparque Coordinador trabajo como colaborador del equipo Técnico de Conservación con la Licenciada, desde Marzo de este año, a la que agradezco muchísimo la confianza y respeto que deposita en mi para aprender cada día más, hago extensivo el agradecimiento para el resto del equipo de trabajo: Lucia, Alejandra, José, Silvia, Tomas, Anahí y Fabiana, por cada día de aprendizaje que logramos compartir.

 Desde Marzo de 2020 esa función ha quedado al margen por la situación sanitaria que hoy nos convoca mundialmente, por el momento soy el único que tiene autorización junto a la Licenciada para ingresar y realizar tareas como equipo Técnico de conservación.

 

 

 

¿Cuál es su antigüedad en el puesto  y en la organización, y su trayectoria laboral?

M: Cuatro años en el puesto, trece en la organización y de trayectoria laboral.

R: Once meses como Guardaparque en la Reserva Ecológica Costanera Sur, en Gobierno de la Ciudad llevo diez años y medio.

 

¿Qué capacitación y/o formación recibió y recibe?

M: Por finalizar Maestría en Conservación de la Biodiversidad y Diplomatura en Derecho Ambiental.

R: Decidí formarme en la Fundación Perito Moreno como Técnico Superior en conservación uso y control de recursos naturales, con una duración de tres años en los cuales realicé voluntariados y cursos en diferentes Reservas.

 

¿Cómo es su relación con sus compañeros y compañeras de trabajo?

M: Excelente relación con Rodrigo David Ponce.

R: La relación es de mutuo respeto y aprendizaje. Muy buena.

 

¿Cuál o cuáles cree que son las mayores problemáticas que enfrenta en un lugar de trabajo como una reserva urbana tan visitada y rodeada de población?

M: La contrariedad de las prácticas que se realizan en el medio urbano y un área protegida. Por ejemplo, la generación de ruidos, luces, disposición de residuos y manejo de animales domésticos.

R: Una de las mayores problemáticas son los visitantes con poca claridad con respecto al lugar en el cual se encuentran y sus estrictas normas como Área protegida.

 

¿Qué faltaría para optimizar su desempeño laboral?

M: Recursos tecnológicos.

R: Hace falta más personal en general y principalmente con formación de Guardaparques, y confió en que pronto será un hecho.

 

¿Qué dificultades tuvo  o tiene que superar?

M: La demora en la actualización de equipo de trabajo.

R: Falta de recursos del área y otros.

 

¿Qué es lo que menos le agrada de su trabajo?

M: Cuando debo trabajar mucho sentada en el escritorio.

R: Enfrentar momentos de desastres a adrede para con la Reserva (por ejemplo un incendio provocado o plantas o arboles juveniles quebrados, entre otros).

 

 

Taguató, una de las especies de aves rapaces que habita este tipo de ambiente

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

M: Que el espacio sea un paisaje dentro de lo urbano y que me inspire y permita aprender constantemente.

R: Tener cada día la oportunidad de continuar aprendiendo cada instante de toda la vida natural que la compone.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Considera que las personas que visitan un área protegida urbana pueden conectar con la naturaleza verdaderamente?

M: Si.

R: Si, tienen la oportunidad de hacerlo desde sus propias ganas de aprender y sentirse representados en cada especie, y de ese modo lograr llegar a sus propias emociones; cuando ello se logra, ya son realmente parte de toda la reserva y lo natural que los rodee en donde sea que se encuentren.