Biodiversidad

Biodiversidad

El ciervo de los pantanos, una especie que peligra

Por Martín Carrevedo

En Argentina habita este ciervo, el más grande de Sudamérica. Se lo conoce también como guasú pukú o guazú pucú (‘ciervo grande’) en guaraní. Hoy sólo perduran reducidas poblaciones en zonas de esteros de las cuencas del río Paraná y el Paraguay pequeños relictos en Perú y Bolivia. Conocelo,

En algunas regiones de nuestro país aún subsiste el Ciervo de los Pantanos (Blastocerus dichotomus), una especie autóctona de cérvido sudamericano que se encuentra en peligro de extinción.

Antiguamente se extendía a lo largo de toda el área subtropical del continente, en nuestro territorio  abarcaba desde el Sur de Misiones hasta el Nordeste de Buenos Aires, pasando por Corrientes y Entre Ríos, y al Este de las provincias de Santa Fe, Formosa, Chaco, con una intromisión siguiendo las cuencas del Bermejo y Pilcomayo hasta las provincias de Salta y Jujuy.

Actualmente en Sudamérica sólo perduran reducidas poblaciones en zonas de esteros de las cuencas del río Paraná y el Paraguay pequeños relictos en Perú, Bolivia.

En nuestro país quedan pequeñas poblaciones, las más numerosas se encuentran en la provincia de Corrientes, en los Esteros del Iberá, en menor medida se puede ver a esta especie en la provincia de Formosa, su distribución más Septentrional en nuestro país y la restante población y más difícil de ver se encuentra en las islas del Bajo Delta del Paraná y el NE de la provincias de Buenos Aires, con su distribución más austral.

Esa notable reducción de su número  es debido a la destrucción de su ambiente, la caza deportiva y de subsistencia, los ataques de perros y las enfermedades del ganado.

Así y todo, hoy día los científicos del CONICET, como la bióloga Marcela Orozco y otros destacados investigadores, siguen realizando trabajos de muestreo poblacional en el campo en diferentes momentos del año para dilucidar si sus poblaciones van “in crescendo” o decreciendo, mientras se siga con la destrucción del ambiente lamentablemente la segunda opción seguirá primando.

Ojalá el esfuerzo de mucha gente, investigadores, conservacionistas, la Administración de Parques Nacionales (APN), no sea en vano, y que los estados nacional y provinciales tomen dimensión de la importancia de esta y muchas otras especies de nuestra fauna que debemos proteger y no quede como anécdota que vivíamos cerca del ciervo más grande de nuestra querida Latinoamérica.

Fotos en un campo forestal de islas de Campana, provincia de Buenos Aires.

El escritor Marcos Sastre lo menciona en su obra ‘El Tempe Argentino’: “No deja de visitar la morada de su fatal enemigo, durante las horas seguras de la noche, como si quisiera dejarnos estampados en sus huellas el reproche de rehusarle habitar, bajo nuestro amparo, los asilos pacíficos de estos jardines de la naturaleza”.