Cambio climático

Cambio climático

¿Le estamos dando un descanso al planeta por el coronavirus?

Se habla mucho sobre el supuesto efecto beneficioso que tiene el confinamiento global sobre el planeta, pero aunque los indicadores son ciertos se trata de efectos temporales frente la de desaceleración económica que no son el resultado de políticas sostenidas. Las decisiones que se tomen estos meses serán cruciales.

Baja de emisiones, reducción de contaminación del aire, aguas más claras, fauna más visible . ¿Es la pandemia de coronavirus un descanso para el ambiente?.  En los últimos días muchos salieron a señalar el supuesto efecto beneficioso que la suspensión de actividades humanas tiene sobre el planeta y aunque los indicadores son ciertos, en realidad se deben a la menor actividad que se registra. Se trata de efectos temporales frente la de desaceleración económica que no son el resultado de políticas sostenidas y no hay que sobreestimarlos. Aquí te respondemos algunas preguntas sobre coronavirus e impacto ambiental.

¿La mejora en la calidad del aire en las ciudades es un cambio real?

En varias ciudades del mundo se registró un descenso en los niveles de contaminación del aire. Eso sucede lógicamente porque disminuyen la circulación del transporte y las emisiones industriales. Y porque la polución del aire tiene una vida muy corta y en apenas unas semanas es absorbida por los ecosistemas. Sin embargo esta pureza es aparente: que dejemos de transitar por un tiempo no va  a tener grandes consecuencias a largo plazo. Las ciudades consumen 78% de la energía mundial y producen más del 60% de las emisiones. El desafío es cómo reducirlo con actividad normal.  La misma Organización Meteorológica Mundial (OMM) advirtió que la reducción de las emisiones como resultado de la crisis económica provocada por el coronavirus, no es un sustituto de acciones contra el cambio climático.

¿Qué indica la baja de emisiones de CO2 en China?

La baja de la actividad económica en China  llevó en los últimos meses a una reducción estimada del 25% en las emisiones de CO2  pero el dióxido de carbono permanece en la atmósfera y los océanos durante siglos y venimos emitiéndolo desde el siglo XVIII. El planeta está comprometido  independientemente de cualquier caída temporal en las emisiones.

A pesar de las reducciones locales de contaminación y la mejora en la calidad del aire la pandemia va a acarrear una posible recesión económica y podrían comprometerse las inversiones globales en energía limpia y los objetivos para reducir las emisiones de gases contaminantes. Los principales países del mundo están preparando medidas de estímulo económico para paliar la crisis con asistencia a las industrias golpeadas como los cruceros y las aerolíneas y los sectores del petróleo y del gas.  Una medida que va  a bloquear aún más las inversiones para reducir el CO2.Como dijo Antònio Guterres, el secretario general de la ONU “no vamos a combatir el cambio climático con un virus”.

 

¿Cambiará el coronavirus nuestros hábitos de consumo?

Algunos analistas creen que podrían darse cambios a nivel individual, pero la gran pregunta es si la pandemia provocará modificaciones permanentes en las costumbres de la población mundial. En un tiempo la gente quizá descubra que le gusta hacer reuniones por internet y que ya no son necesarios gastos en hoteles, salas de conferencias y aviones. Pero las repercusiones positivas para el medio ambiente a nivel individual,  podrían  no ser iguales en el nivel global. La reacción de cada país para afrontar la crisis económica todavía está por verse aunque ya se está hablando de  “polución vengativa”, es decir, inversiones en carbón, petróleo e industrias pesadas para promover la reactivación. .

Además el coronavirus está dejando miles de víctimas fatales y un colapso sanitaria en todo el mundo: es una irresponsabilidad decir que ayuda a la crisis ambiental que requiere de soluciones permanentes. Es ahora el momento de considerar cómo usar los paquetes de estímulo económico para apoyar un cambio a largo plazo más amigable con el medio ambiente y el clima. Las decisiones que se tomen en los próximos meses serán cruciales para el planeta