Cambio climático

Cambio climático

Megaincendios, cada vez más frecuentes y extremos

Los megaincendios son un nuevo fenómeno que llama la atención de científicos e investigadores de todo el mundo. Son muy difíciles de contener y tienen un comportamiento extremo. Causados por la crisis climática, son de enorme intensidad, alta velocidad de propagación y afectadas enormes zonas. Una nuevo efecto del cambio climático con consecuencias catastróficas.

Los enormes incendios forestales que se produjeron en Australia, la Amazonía, California, la cuenca del Congo e Indonesia están llamando la atención mundial hacia los prolongados períodos de calor y sequía cada vez más frecuentes, que son uno de los efectos del cambio climático. Se  los llama megaincendios y son aquellos que cubren más de 40,000 hectáreas (400 kilómetros cuadrados), son extremadamente difíciles de contener y tienen un comportamiento extremo distinto  al estábamos acostumbrados a ver. Son nuevos fuegos causados por la crisis climática, de enorme intensidad, alta velocidad de propagación y vastas zonas afectadas.

En 2019, la organización Global Forest Watch contó más de 4,5 millones de incendios de más de 1 kilómetro cuadrado en todo el mundo, caso dos veces y media más que lo que se contabilizaba hace veinte años.  Pero hay un factor común que es que casi la totalidad de los incendios más devastadores de la última década han ocurrido durante períodos de clima inusualmente cálidos y/o seco debido al aumento de la temperatura global promedio en el planeta que ya es 1,1 °C más alta que a principios del siglo pasado.

Los devastadores incendios en Australia quemaron ya más de 10 millones de hectáreas, un área del tamaño de Inglaterra y aproximadamente mil millones de animales muertos. Consecuencias catastróficas para los ecosistemas y para planeta. Tal como ocurrió con la Amazonía, los megaincendios en Australia, alimentados y exacerbados por el cambio climático,  impactarán sobre el clima del planeta porque los bosques quemados ya no alcanzarás a regenerarse para reabsorber la enorme cantidad de CO2 emitido a al atmósfera. Según estimaciones del Global Carbon Project, por una tonelada de CO2 que se inyecta hoy en la atmósfera terrestre, dentro de 100 años aún habrá 330kg y en 1000 años, 100 kg.

Los megaincendios australianos también generan un clima único y están levantando enormes columnas de carbonilla y de humo que circulan por la atmósfera y que apuntan de depositarse sobre glaciares o la Antártida podrían propiciar un aumento del deshielo.

El último  informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) sobre brecha de emisiones indica que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero tienen que bajar un 7,6 % cada año entre 2020 y 2030. Y esto sólo es posible si loas países quintuplican sus esfuerzos.  El Informe advierte que tal como está el escenario actual las temperaturas aumentarán 3,2 °C a fines de siglo, lo que provocará impactos climáticos de enorme alcance. Uno de ellos será la multiplicación de los incendios.

Los países del G20, entre los que se encuentra Argentina, son responsables de 78% de las emisiones de gases de efecto invernadero. E necesario que gobiernos, las empresas, la industria y los ciudadanos de esas naciones establezcan objetivos para la descarbonización. En Argentina la pérdida de bosques nativos también es un problema causado por los incendios y principalmente por la deforestación. En nuestro país ocurre el 4,3% de la deforestación global y desde hace años se encuentra en  en emergencia forestal. Acá podés ver el último informe anual de Greenpeace Argentina sobre deforestación en el norte de nuestro territorio.

Tenemos que aprovechar el potencial y las oportunidades de un mundo impulsado por energía renovable, la eficiencia energética, los sistemas alimentarios inteligentes y la movilidad y los edificios cero emisiones. Los recientes megaincendios forestales son un fenómeno que nos permite ver las catástrofes humanitarias, ecológicas y económicas en el marco de un clima que cambia para peor.