Cambio climático

Cambio climático

Trump anunció la salida formal de EEUU del Acuerdo de París

El Gobierno de Estados Unidos anunció que inició el proceso formal para retirarse del Acuerdo de París y la salida se hará efectiva en un año. ¿Qué significa para la lucha global contra el cambio climático?

El Gobierno de Estados Unidos anunció el inicio del proceso formal para que Estados Unidos se retire del Acuerdo de París tal como lo había adelantado el presidente Donald Trump hace dos años. El proceso tardará un año y estará vigente justo el 4 de noviembre de 2020, un día después de las elecciones presidenciales del año que viene.

El acuerdo de París se firmó en la Cumbre de Cambio Climático realizada en esa ciudad en 2015 por el que 195 países asumieron una serie de compromisos para tratar de mantener el aumento de la temperatura global por debajo de 2 ºC. Cada país fijó sus propios objetivos para reducir o controlar la contaminación provocada por los gases de efecto invernadero.

El Acuerdo de París determinó que ningún país podría retirarse durante los primeros tres años, por lo que el Gobierno estadounidense esperó hasta ahora para solicitar su salida.

Desde la asunción de Donald Trump, un negacionista del cambio climático, se dio un importante retroceso en las políticas ambientales de la principal economía del mundo. El gobierno estadounidense dio marcha atrás en programas impulsados por su antecesor Barack Obama uno de los líderes en la puesta en marcha del acuerdo. Los retrocesos van desde la  eliminación a las protecciones de las perforaciones offshore  para extraer petróleo, la supresión de los controles en pozos de petróleo y gas hasta la baja en la protección de especies amenazadas.

Las medidas de reducción de gases de efecto invernadero causantes del cambio climático que cada país firmante del Acuerdo de París se comprometió a implementar, deben comenzar a aplicarse en 2020. Sin embargo desde que el histórico pacto se firmó hace cinco años, las emisiones aumentaron.

La salida de EE.UU pondrá un nuevo interrogante en la capacidad de los países firmantes por cumplir el acuerdo.