Areas protegidas

Areas protegidas

Parque Nacional Iberá, un tesoro de vida silvestre

El Parque  Nacional Iberá es un área natural protegida de 183.500 hectáreas ubicada en el centro de la provincia de Corrientes, al noreste de Argentina. Fue creado en 2018 y consta de dos áreas: el Parque Nacional propiamente dicho y un Parque Provincial. A través de un proceso de  donación gradual de tierras por parte de la organización Conservation Land Trust (CLT) y la Fundación Flora y Fauna – que vienen hace veinte años trabajando en la zona – se consiguió que esta extraordinaria región adquiriera el máximo status de protección. Conocé esta joya de la naturaleza de nuestro país y el enorme trabajo que se hace para devolver a sus habitantes naturales a su lugar.

 

Los humedales, pastizales y  bosques del gran parque Iberá albergan a más de 4.000 especies de flora y fauna, cerca del 30% de las especies silvestres de la Argentina: un sitio con una biodiversidad única en Argentina.“El Iberá es todavía un lugar silvestre con muy poca mano del hombre. Si hay un lugar donde la gente entra en contacto con la naturaleza, es aquí” cuenta Marisi López parte del equipo de  CLT – la organización que creó el fallecido conservacionista Douglas Tompkins  y hoy lidera su mujer Kristine, con fuerte presencia en los Esteros del Iberá.

En Iberá se encuentra  por ejemplo la  mayor población del mundo del amenazado yetapá de collar, una de las trescientas sesenta especies de aves que viven allí. Otras como el tordo amarillo, la monjita dominica, los corbatitas, el cardenal amarillo y el águila coronada, son aves raras del pastizal que también habitan este extenso humedal junto con mamíferos también en peligro  como el ciervo de los pantanos, el aguará guazú y el venado de las pampas.

La cacería y la pérdida de hábitat son las causas de la  merma de las poblaciones silvestres que habitaron los Esteros y es por eso que son fundamentales los programas de reintroducción de especies y la creación de áreas con máxima categoría de protección.  CLT impulsa fuertemente lo que ellos llaman “rewilding”. “Nosotros trabajamos bajo un modelo de protección de naturaleza quetiene  eje en crear parques para garantizar protección y en tener un ecosistema completo, con todas las especies que se extinguieron. En Iberá por ejemplo fuimos repoblando con oso hormiguero en donde se había extinguido. También reintrodujimos venado de las pampas, pecarí de collar, tapir, el guacamayo y estamos trabajando ahora con la reintroducción del yaguareté”, explica López.

El emblemático yaguareté es el mayor felino de América y está en grave peligro de extinción en Argentina. En Corrientes se extinguió a mediados del siglo pasado. Desde el Centro de Reintroducción de Yaguareté ubicado en San Alonso el núcleo de la Reserva Natura Iberá, CLT incorporó en 2015 la primera hembra reproductora, Tobuna. Le siguieron  Nahuel, Chiqui, Tania e Isis, que fueron donados o cedidos por diferentes instituciones de Argentina, Paraguay y Brasil y aunque estos animales no eran aptos para ser liberados se apostó a que tuvieran crías. En junio de 2018, Tania dio a luz a una hembra y a un macho Aramí y Mbareté que se convirtieron así en los dos primeros ejemplares nacidos en suelo correntino tras casi cincuenta años. Ellos serán reitroducidos a  la visa silvestre aproximadamente a los dos años de edad y la meta es llegar a crear una nueva población autosustentable de yaguaretés que pueda vivir en libertad en el territorio hoy protegido.

Lagunas, pastizales, bosques, cañadas, bañados palmares, el Iberá no es sólo un refugio extraordinario de fauna silvestre, es también es uno de los humedales de agua dulce más importantes de nuestro país con una flora muy característica  del Litoral con grandes árboles como el lapacho negro, el higuerón, el urunday, el viraró, timbó, jacarandá, quebracho blanco o guabiyú. Son típicas especies de la zona los palmares de palmera yatay, pindó y caranday, las más comunes y numerosas.

Dada la gran extensión del Parque se puede acceder por distintos portales para ingresar cada uno con su propio recorrido. Se puede llegar por el Portal Cambyretá desde la ciudad de Ituzaingó sobre la Ruta Nacional N° 12; por el Portal San Nicolás a 163 kilómetros de Corrientes capital por Ruta Provincial Nº 5; por el Portal Laguna Iberá a 120 kilómetros de Mercedes, en el ingreso al pueblo Colonia Carlos Pellegrini sobre Ruta Provincial Nº 40.

Por su extensión y  tipo de hábitat el parque Nacional Iberá  representa una oportunidad única para conservar una gran diversidad biológica, es un tesoro natural y un patrimonio natural de todos los argentinos que  debe ser protegido a perpetuidad.